.... BIENVENIDOS A "TWILIGHT ETERNITY" ....

HI TWILIGHTERS!!
Este blog esta creado para todas aquellas que como nosotras aman la saga de crepusculo.
Aqui encontraran info acerca de los actores, los libros , las pelis bueno de todo lo relacionado con el mundo de crepusculo.
Ademas les tengo una gran sorpresa a las que 4 libros y dos peliculas (por lo pronto) no son suficientes, ya que estoy escribiendo mi propia continuacion de amanecer y no es porque yo la escriba pero de verdad esta muy interesante así que ...¿que es lo que están esperando? corran a leerla y dejen su comentario que es lo que me motiva a seguir ñ_ñ

Si quieren contactarnos para formar parte de TWILIGHT-ETERNITY,para mandarnos sus fan arts, darnos información o simplemente para saludar o dar su opinion del blog solo manden un correo a vampire-karla-nessie-cullen@hotmail.com y de inmediato recibirán una respuesta mía.
ATTE: karla nessie cullen (creadora y administradora de este blog)

.... SEGUIDORES ....

martes, 30 de junio de 2009

fotos muuuyy lindas!!y agradecimiento..

Hola chicas!! Bueno pues en primer lugar queria dar las gracias por mi primer comentario a nuestra amiga montse nessie cullen !!!muchas gracias!! ya tengo comentario en una de mis entradas!!jajaja te lo agradezco de veras!! y en segundo lugar....os dejare unas fotos que me encantaron!! espero que os gusten y espero vuestros comentarios eee!!











domingo, 28 de junio de 2009

Pobre Robert...

Noticia de ultima hora chicas... Nuestor queridisimo Robert ya no sabe ni como llevar el asunto de las fans....ya no es normal lo que hacen...Lo último que paso...fue demasiado!!!
Robert estaba en una libreria cuando salio corriendo porque empezaron a ir todas las "fans" a por el...cruzo una carretera y casi fue atropellado por un taxi!!! le salvo la vida uno de los guardaespaldas suyos...Tambien el pobre esta muy agobiao porque los paparazzi no dejan de grabar,fotografiar , etc.. todo lo que hace esta muy agobiao!!!


((Imagen de uno de los muchos asaltos de le hacen a robert...))




Desde aqui te decimos que estamos contigo Robert!!!Una cosa es que nos guste robert, que nos encante,que sea nestro vampiro preferido etc...!!!pero no es lo mismo que hacen otras personas...no es normal!!Pero otra cosa no puede hacer mas que...esperar el pobre...vaya veranito que va a pasar...


TE QUREMOS ROB!!! Y TE APOLLAREMOS SIEMPRE!!!




Espero vuestros comentarios chicas!!!que por cierto...toavia no tengo ni uno!!jajaja besitos!!

viernes, 26 de junio de 2009

CAPITULO XI: "MIEDOS"

AY NO SE QUE RAYOS ESTA PASANDO CON LAS COMPUS PERO BUENO TUVE QUE BORRAR LA ENTRADA PASADA Y PUES AQUÍ LES DEJO LO QUE LLEVO DEL CAPI CON ACTUALIZACION Y TODO ESPERO QUE LES GUSTE ñ_ñ



MIEDOS

-¿Tienes alguna idea de que quiere hablar?- inquirí perpleja.

-No hija, solo me dijo que no quería que hubiera nadie en la casa aparte de ustedes dos, ni siquiera tú Edward- repuso con calma mirando a Edward.

-¿De que querrá hablar para que tengamos que irnos de aquí?-preguntó Rosalie confundida.

-No lo sé Rose pero por la seriedad con la que me lo dijo supongo que es un tema importante y delicado para ella- contestó Carlisle con preocupación volviendome a mirar. Sus miradas se me hacian muy sospechosas, me miraba como si estuviera a punto de morirme o algo parecido, una gran pena traspasaba su mirada y eso hacía que me pusiera mucho más nerviosa de lo que ya estaba.

-Edward, sirve de algo y dinos en que está pensando Nessie- lo presionó Alice poniendo mala cara.

-Eso intento pero solo piensa en los nombres de los presidentes de los Estados Unidos- respondió Edward extrañado y con el ceño fruncido –No veo nada más que eso, no me lo permite.

-¿Eso quiere decir que no quiere que nos enteremos verdad?- preguntò Jacob con tristeza. Esta era la primera vez que Nessie le ocultaba algun secreto.

-No genio, eso quiere decir que va a venir a contarnos lo que quiere hablar con Bella en privado- replicó Rosalie con sarcasmo y entornando los ojos –Por supuesto que no quiere que nadie se entere, perro.

-¡Chicos basta!- los reprendió Esme - ¿Qué nunca dejarán de pelear?, Jacob sé que no soy tu madre y que no tengo el derecho de regañarte pero te quiero como si fueras mi hijo y tú Rosalie ya deja de meterte con èl- dijo señalando a Jacob -¡Dios¡ ¿no pueden convivir como personas civilizadas?- Esme estaba muy molesta. Pocas eran las veces que intervenía en alguna conversación, así como pocas veces reprendía a sus hijos.

Todos nos quedamos mudos d ela impresión al ver a Esme tan enojada.

-Lo siento Esme- se disculpó Jacob agachando la cabeza.

-Sí, perdón mamá- conincidió Rosalie un poco avergonzada.

-Bien, ahora lo más importante es Renesmee, así que en este momento se van a sus habitaciones y se cambian de ropa porque nos vamos de compras a Port Angeles y no podemos ir vestidos así- les ordenò disgustada.

Fue muy gracioso ver como todos agachaban la cabeza con resignación ante la orden de Esme, bueno todos menos Alice que estaba màs que feliz al saber que irian de compras.

-¡¿Y que estan esperando?¡ vayan a cambiarse- los apresuró. No hubo ninguna necesidad de repetir la orden, puestoq ue todos salieron corriendo al piso de arriba. Edward me dio un fugaz beso y los siguió.

Abajo solo quedamos Esme, Jacob, Seth y yo.

-¿Nos van a acompañar?- les preguntó Esme levantando una ceja.

-Claro- dijeron en unísono.

-Entonces tienen que ir a cambiarse, nos vemos afuera del centro comercial en veinte minutos- contestò Esme de manera cortante.

Ambos asintierón y salieron disparados de la casa. Escuché el rugido del motor del auto de Jake cuando lo pouso en marcha y se fueron.

-Wow Esme, nunca te había visto actuar de ese modo- la felicité sin salir de mi asombro

-Y no me gusta hacerlo poruqe son buenos chicos- me aseguró con ese tono maternal que la hacía única- pero un buen jalón de orejas de vez en cuandoi no les viene nada mal- agregó riendo;: yo me uni a ella. –Bella cariño, Nessie te está esperando- me recordó con ternura cuando paramos de reír.

-Lo sé, en un momento subo- dije forzando una sonrisa

-Está bien cielo, yo me encargó de que nadie esté en casa en un buen rato- contestó dandome un beso en la mejilla, despues desapareció por las escaleras.

Me quedé completamente sola. Sabía que Nessie me necesitaba pero yo estaba muy nerviosa en este momento como para hablar con ella. Así que decidí ir a cambiarme la ropa antes de enfrentarme a Nessie.

Salí corriendo rumbo a mi cabaña. La lluvia empezaba a caer con más fuerza, por lo que corrí lo más rápido posible, pero aún así no pude evitar mojarme un poco.

Cuando entré, el aroma de la madera quemandose en la chimenea me tranquilizó un poco. Agradecía enormemente que Edward hubiera decidido cambiarse en la casa que aquí. No quería admitirle que no tenía la menor idea de que decirle a mi hija. No estaba lista para eso. Aun no.

Entré al armario y tomé lo primero que tenía a mi alcance. Unois deslavados pantalones de mezclilla, una playera de algodón en color azul, unos zapatos deportivos blancon y una sudadera del mismo color. Tambien deshice mi peinado dejando mi cabello suelto en la espalda.

Me salí de mi habitación y fui junto a la chimenea. Necesitaba pensar un poco antes de ir con mi hija. Tomé una fotografía en donde Nessie aparentaba tener siete añitos y me senté en uno de los sillones de frente al fuego.

No sabía que hacer. Renesmee era mi hija,era parte de mí y entendía lo que sentía por Jacob. Él era su futuro, fueron hechos el uno para el otro y nadie podía cambiarlo, ese era su destino. Aunque Nessie tenía la opción de estar o no con Jake, al final estarían juntos para toda su vida.

Pero era pronto, solo han pasado cinco años y no he tenido tiempo suficiente para preparame. Sabía que este día llegaría en algún momento, solo que el tiempo pasó demasiado rápido. Renesmee siempre será mi pequeña, aunque haya dejado de serlo hace poco tiempo. Ahora era una mujer y necesitaba mi ayuda para hacer bien sus papel.

Necesitaba a su madre. Una madre dispuesta a escucharla y aconsejarla. Que la ayude a entender lo que pasa por su mente. Que la guíe en el camino de la vida. Que la levante cada vez que caiga y la impulse a seguir adelante. Esa clase de madre tenía que ser yo para ella.

Debía tragarme mis miedos, para poder guiarla. Pero…………¿A que le temía? ¿A que me dijera que estaba enamorada de Jake? Eso era algo que ya sabía ¿A que aceptara que que lo desea mas que otra cosa en el mundo? Eso tambien lo sabía. Así que…….por que temerle a algo de lo que estaba conciente, incluso antes de que Nessie se diera cuenta.

Además es mi hija y como su madre tenía que saber que decirle. Ese ara mi deber y la iba a defraudar.

-Cielo santo Bella, se valiente, te has enfrentado a cosas peores que esta- murmuré para mis adentros. No era posible que despues de todo lo que pasé durante mi existencia humana, le temiera a una simple conversación con mi hija.

¡No, eso era absurdo!

Me levanté del sillón con rapidez. Volví a poner la fotografía en su lugar e inmediatamente salí de la cabaña sin darme tiempo a echarme para atrás.

En cuanto entré a la casa me di cuenta que ya no había nadie excepto Nessie y yo

Subí las escaleras y en menos de un segundo estaba frente a su habitación. Suspiré y luego golpee suavemente la puerta con los nudillos.

-Pasa, mamá-dijo Nessie desde el interior.

Abrí la puerta lentamente, la habitación había recuperado su aspecto normal, en lugar del cuarto de hospital que tenía unas horas atrás.

También estaba un poco diferente a como era antes de que Nessie la ocupara. Empezando desde en color dorado que antes cubría las paredes ya hora estaban cubiertas por un tapiz en color rosa pastel. La alfombra seguía siendo la misma que antes. El sofá era otra cosa que había cambiado pasando del negro al dorado.

De igual manera la cama la habían cambiado, ya no era la de la cabecera negra, hecha de hierro forjado, ahora era una hecha de oro con pequeñas flores de tonos pastel en el contorno de la cabecera. Desde el techo caía un delgado y suave dosel de color dorado que llegaba hasta el piso. La cama estaba cubierta por un cobertor también dorado solo que un poco más obscuro que la alfombra y el dosel, y sobre él habían muchos cojines de diferentes tamaños y formas. Todos estos eran rosas.

Los estantes seguían ahí, solo que ahora no solo estaban repletos de CD´s, si no también de todos los libros que le habíamos regalado desde que aprendió a leer. Y lo que no podía faltar en la habitación de cualquier chica: un tocador lleno de artículos de belleza y un inmenso espejo de cuerpo completo.

Nessie estaba de espaldas a mí, acomodándose la camiseta de la pijama que se había puesto.

Mi cuerpo se lleno de felicidad al ver a mi hija tan llena de vida. Hace unas horas su piel lucía igual o más pálida que la mía, haciendo a un lado el hermoso rubor de sus mejillas, ahora sin embargo no solo había recuperado ese rubor si no que parecía que nada hubiera pasado, incluso su corazón se escuchaba como siempre, igual al aleteo de un colibrí.

-Nessie cariño, ¿Cómo te sientes?- le pregunté acercándome a ella con mucho cuidado, como si cualquier movimiento que hiciera pudiera lastimarla.

-Muy bien mamá- me aseguró con una gran sonrisa acortando la distancia que había entre nosotras.

-Cielo, necesito que me digas que fue exactamente lo que te pasó- le pedí mientras me sentaba en la orilla de su cama.

-Yo………en realidad no lo sé- reconoció con el ceño fruncido y sentándose a mi lado con las piernas cruzadas- Todo fue muy rápido y extraño- guardó silencio –Recuerdo que primero sentí una presión en el pecho que no me dejaba respirar y de repente me dio un terrible mareo que ni siquiera me dio tiempo de reponerme de la opresión, y eso me dejó inconsciente, después ya no supe nada mas.

-¿Y cuando despertaste?- dije atrapando un mechón de cabello que se le había escapado de la coleta que se había hecho.

-Mi abuelo me estaba sacando sangre- me mostró la parte interna de su codo derecho, donde tenía una pequeña venda –Odio las agujas-comentó haciendo un mohín.

-También yo- ambas nos reímos.

Cuando dejamos de hacerlo, me obligue a que mi voz sonara un poco más seria.

-Carlisle me dijo que querías hablar conmigo- ella desvió la mirada sonrojándose un poco -¿Qué es cielo? Sabes que puedes decirme lo que quieras ¿verdad?- ella asintió.

-Sí pero…te importaría poner tu escudo a nuestro alrededor- la miré extrañada, para que quería que lo pusiera si Edward ya no estaba en la casa –Solo por si papá se escapa y viene a husmear- agregó entre divertida y molesta al ver mi expresión.

-Claro que sí- sonreí nerviosamente. Cerré los ojos para concentrarme y sacar mi escudo. De inmediato sentí como se expandía el escudo a nuestro alrededor. Cada vez era más fácil hacerlo, pues continuamente estaba practicando. Una vez que el escudo estaba afuera abrí mis ojos, enfocándolos de nuevo en mi hija.

-Me gustaría que me dieran más privacidad, en especial papá- susurró con un suspiro –pero sé que no es culpa suya tener un oído tan desarrollado, es parte de lo que son- agregó encogiendo los hombros con indiferencia.

- no sabía que eso te molestaba Nessie- dije un poco extrañada. Nunca antes me lo había mencionado.

-No me molesta, es solo que me gustaría ser más…..normal- se rió de su propio comentario –que no hubiera necesidad alguna de que los demás salieran de la casa para poder hablar contigo con libertad, pero sobre todo me gustaría poder pensar lo que yo quiera sin que “alguien” se entere- esto último lo dijo con un toque de ironía.

-Sabes que eso es inevitable cariño, pero no lo hacemos con el fin de molestarte—le aseguré haciéndole una caricia en la mejilla.

-Ya sé mamá, pero no es agradable no poder pensar lo que yo quiera sin que mi papá se entere-rezongó con frustración – una de las razones por las que quise hablar contigo es porque el no puede leer tu mente- señalo con una sonrisa de complicidad.

-¿Solo por eso?- pregunté con falsa molestia.

-Claro que no mamá- repuso entre risas –También lo hice porque eres mi madre, porque me entiendes mejor que nadie y porque eres la más indicada para hablar de lo que quiero decirte- su voz se tornó ligeramente más seria.

-¿Y que es eso que quieres decirme? Nessie- inquirí empezando a ponerme nerviosa.

Renesmee inspiró muy despacio y luego exhaló de golpe.

-¿Por qué nunca me dijeron que Jacob estaba imprimado de mí?- preguntó de manera exigente y mirándome con resentimiento.

Suspiré un poco aliviada. Esa era la primera pregunta y también era fácil de responder.

-Mira Nessie, hace algunos años le pedimos a Jacob que no te dijera nada hasta que fueras lo suficiente mayor para entenderlo y lo hicimos porque no queríamos que te sintieras atada a él por algo que nadie entiende, siempre quisimos que tuvieras la libertad de escoger a quien tú quisieras- le expliqué con ternura –Esa fue la razón por la que no te dijimos nada al respecto.

-Pero tenía derecho a saberlo- exclamó enfadada.

-Sí lo sé cariño y como te vuelvo a repetir nunca fue nuestra intención lastimarte, lo hicimos porque creíamos que así podríamos protegerte- repliqué con calma.

-Pues se equivocaron- murmuró con gran dolor.

-Lo siento Nessie, en verdad lo siento- no pude hacer otra cosa más que abrazarla con fuerza. Ella empezó a llorar, lo supe porque sentí la humedad de sus lagrimas mojar mi chaqueta.

Permanecimos así por unos minutos. Durante los cuales solo pude pensar en lo equivocados que estuvimos al pensar que Nessie estaría mejor si le ocultábamos la verdad. Antes tuvimos que pensar en las consecuencias que esto nos atraería, cuando la verdad saliera a la luz.

Me dolía ver a mi hija así, pero me dolía más saber que nosotros éramos los causantes de ese dolor. Por nuestra culpa ahora Nessie sufría como nunca antes lo había hecho ¿y lo único que podía decirle era “Lo siento”? ¿Qué clase de familia éramos si le ocultamos la cosa más importante de toda su vida?

Nessie se separó de mí y tomó un pañuelo que estaba sobre su mesita de noche para limpiarse los ojos enrojecidos.

-¿Eso no era de lo que en verdad querías hablar verdad Nessie?- había llegado el momento de abordar el tema al que tanto le temía: JACOB.

-No….bueno en parte sí pero….. hay otra cosa que quería preguntarte- admitió mirando sus manos completamente apenada

-Pregúntame lo que quieras, cielo- le dije levantando su barbilla con mi dedo índice.

-¿Cómo…como supiste que estabas enamorada de mi papá?- preguntó apenada volviendo a fijar la vista en sus manos.

-¿A que viene esa pregunta cariño?- me extrañaba que me preguntara precisamente eso. Nunca antes lo había hecho.

-Es que….quiero saber si realmente estoy……… enamorada de Jake- contestó ruborizándose –No quiero pensar que lo que siento por él solo es producto de la imprimación- agregó el dolor reflejado en su voz.

-Ay Nessie, precisamente por eso no te dijimos antes la verdad, queríamos que tú sola te dieras cuenta cuales eran tus sentimientos hacia Jacob.

-Y es por eso que necesito que me digas como supiste que estabas enamorada de mi papá- insistió con voz suplicante –Necesito saber si es lo mismo que siento por Jake.

-Está bien cariño- suspiré –Mmm… veamos, tú sabes que nuestra relación nunca fue normal- Soltamos ligeras risitas, como iba a serlo si el era un vampiro y yo una humana –Y bueno, como yo era una simple humana, pues para mí, tu padre era el ser más increíble que había conocido. Supe que estaba enamorada de él porque no podía sacarlo de mi mente, había ocasiones en las que me descubría imaginándome entre sus brazos con sus labios sobre los míos y viajando hasta las estrellas con él a mi lado- Nessie suspiro y pude ver que sus ojos brillaban de emoción.-Cuando llagaba a ausentarse a causa del clima o porque iba a cazar, yo me sentía ansiosa y preocupada, pero cuando estaba conmigo era como si nada existiera a nuestro alrededor, me sentía segura a su lado y quería estar siempre con él. Cada vez que me tocaba, una corriente eléctrica recorría mi cuerpo y cuando me besaba era como si estuviera en el cielo a lado del más hermoso ángel que haya existido. Tu padre era, es y será mi ángel- terminé con una gran sonrisa.

Nessie se quedó alucinada con lo que le dije. Me miraba fijamente con la boca abierta y las pupilas dilatadas de la emoción.

-¿Estas bien Nessie?- pregunté con suspicacia.

-Sí –aseguró con aire ausente –Es que….. eso es exactamente lo mismo que yo siento por Jake- admitió un tanto avergonzada mientras la sangre subía a sus mejillas.

-Eso yo ya lo sabía corazón- afirmé sonriendo –Como también sé lo mucho que Jake te ama, incluso podría asegurarte que él te ama más de lo que tú a él- agregué con honestidad.

-Pero él me ama porque está imprimado de mí, porque si no lo estuviera me odiaría con todo su ser- comentó con tristeza –Recuerda que él quería matarme porque le quité la vida al amor de su vida…..Tú, si yo no hubiera nacido él seguiría amándote- señalo con un poco de rencor.

-Mi vida, estoy segura que aunque Jacob no se hubiera imprimado, con el tiempo se habría enamorado profundamente de ti- repuse tomando sus manos entre las mías.

-¿En verdad eso crees?- preguntó esperanzada

-Por supuesto que sí, como no podría hacerlo si eres la niña más hermosa, inteligente y cariñosa que existe en todo el mundo- exclamé extrañada de que pensara lo contrario.

-Lo dices porque eres mi mamá- señalo con una media sonrisa.

-No, lo digo porque es la verdad- la contradije –Y puedo apostarte a que si en este momento fueras a la escuela, todos los chicos se pelearían por ti y por tu amor- apunté.

-Pero eso solo sería porque soy mitad vampiro; lo que quiere decir que soy muy hermosa antes los ojos humanos y no porque en verdad me amen- replicó con cierta tristeza e irritación.

-Hay algo que tiene que quedarte bien claro Nessie- dije con seriedad –Cuando alguien te ama de verdad, no se va a fijar si eres bonita o si tienes dinero, nada de eso le importará; si alguien- traducido: Jacob –te dice que te ama será únicamente por lo que tienes aquí adentro- puse mi mano sobre el lado izquierdo de su pecho, ahí donde su corazón latía rápidamente- y no por tu apariencia ni tu posición social- Nessie me miraba con los ojos llenos de lagrimas y sin previo aviso se lanzó a mis brazos.

-Muchas gracias mamá, es lo más lindo que me has dicho- susurró con la voz entrecortada por el llanto. De haber podido me hubiera puesto a llorar con ella. Después de todo, nuestra conversación no estaba siendo tan difícil como yo había pensado.

En ese instante un gruñido proveniente del estomago de Nessie interrumpió nuestro bello momento abrazadas.

Lentamente se separó de mí y me miró avergonzada mientras sus mejillas adquirían un tono rosado.

-¿Quieres que te suba algo de comer?- le propuse levantándome de la cama.

-Sí por favor- susurró con timidez.

-Ya regreso- le di un beso en la frente y salí de la habitación.

Llegue en menos de un segundo a la cocina. Abrí el refrigerador y saqué los ingredientes para prepararle unos huevos revueltos y una ensalada de manzana con fresas. También saqué la leche y un poco del pastel de chocolate que tanto le gustaba a mi hija.

Había tres cosas que enloquecían a Nessie: las manzanas, las fresas y por supuesto el chocolate.

Traté de tardarme lo menos posible en preparar su almuerzo. Preparé comida como para dos personas. Puse todo sobre una charola de plata y salí con ella hacia la habitación de Nessie. Al llegar frente a la puerta sostuve la charola con mi mano derecha y con la izquierda giré la perilla para abrirla.

Nessie seguía sentada en su cama con las piernas cruzadas y sobre ellas tenía una pequeña cajita de oro que Edward y yo le regalamos cuando cumplió su primer año.

Era rectangular, medía treinta centímetros de largo por veinte de ancho. En la tapa tenía su nombre grabado con miles de pequeños diamantes y por dentro tenía la misma inscripción en francés que el medallón que le regalé en navidad: “Plus que ma propre vie” “Mas que a mi propia vida”.

En ella guardaba las fotografías que más le gustaban- la mayoría de Jake-el mp3 que Edward le regaló en navidad, al igual que el medallón que le di y finalmente un pequeño objeto el cual ella sostenía en su mano e ignoraba su significado: la pulsera que Jacob le dio y era la versión quileute de un anillo de compromiso.

Cerré la puerta empujándola con el pie. Nessie volteo y me sonrió con timidez. Su estomago volvió a gruñir.

-Un delicioso desayuno para la princesa de esta casa- anuncié caminado hacia ella.

Hizo a un lado su cajita, depositando con mucho cuidado la pulsera dentro de ésta. Coloqué la charola sobre sus piernas. Al ver la gran cantidad de comida empezó a reírse.

-Mami, creo que te equivocaste- señalo riendo –Vas a alimentar a un semi vampiro no a un lobo- agregó señalando la charola de comida. Me uní a sus risas.

- Pero si esta vampirita quiere que su lobo la vea más hermosa tiene que comerse todo lo que su madre le de- apunté con ternura. Inmediatamente empezó a comer.

Me volví a sentar a su lado.

-¿Quieres?- bromeó ofreciéndome un trozo de manzana.

-Gracias cariño pero yo prefiero la sangre- contesté. Esbozó una sonrisa y se metió a la boca la manzana que me ofreció.

-¿Qué hacías con esto?- pregunté tomando las fotografías que tenía esparcidas sobre la cama.

-Recordando- respondió despreocupada.

Empecé a pasar las fotografías, recordando cada uno de esos bellos momentos.

Tenía una de cada miembro de la familia, la de su primer cumpleaños, en la que Alice la disfrazo de princesa- ese día tuvimos que obedecer todas las órdenes que Nessie nos dio y por más absurdas que fueran las cumplimos todas-tenía otra en la que estábamos en Disneyland, Nessie estaba en los brazos de Jake intentando ponerle unas orejas de Mickey Mouse- no pude evitar reírme de la mueca que tenía Jake en el rostro.- Seguí pasando las fotografías hasta ver dos que me conmovieron demasiado.

Una en la que estábamos Edward y yo abrazados, uno frente al otro mirándonos con intenso amor. Y en la otra estaban Jacob y Renesmee en la misma posición; Jake miraba a mi pequeña con suma adoración y ternura, Nessie por su parte lo miraba con amor y cariño.

No había duda que Jacob era el hombre perfecto para ella.

No me di cuenta que Nessie había terminado de comer y me miraba fijamente hasta que habló.

-Esas son mis favoritas- admitió encontrándose con mi mirada

-También las mías, son muy hermosas- reconocí

-Me gustaría tener una relación tan bella como la de ustedes- agregó con una tímida sonrisa mientras tomaba la fotografía en donde estábamos Edward y yo, y la miraba con un brillo inexplicable en los ojos.

-Y la tendrás, mucho antes de lo que tú crees- le prometí acariciando su mejilla.

Lo que dije era más que cierto. Nessie estaba empezando a sentir amor y atracción hacia Jacob y sabía que no faltaba mucho tiempo para que se hicieran novios oficialmente.

Eso me recordó algo que quería preguntarle desde antes que terminara de hablar con Jacob. Y aunque me daba un poco de temor era importante y necesario hacerlo.

-¿Cariño puedo hacerte una pregunta?- inquirí con cautela

-Claro que sí mamá- contestó levantando la vista.

Me aclaré la garganta para que mi voz no se quebrara a causa del nerviosismo.

-¿Por qué le preguntaste a Jacob si te deseaba?- conseguí que mi voz se escuchara con perfecta claridad.

Nessie me miró completamente horrorizada y por un momento dejo de respirar. No se esperaba esa pregunta.

-No tengas miedo Nessie, no voy a juzgarte, solo tengo curiosidad- agregué encogiendo los hombros- ¿Tu ves a Jacob de ese modo?- insistí de modo insinuante.

Nessie no contestaba, lo único que hacía era ponerse de mil colores y retorcer los dedos en la cinta del short de su pijama.

-Cielo sabes que puedes decírmelo- la animé posando mi mano sobre las suyas para que dejara de moverlas.

-Es que yo…..- vaciló mirándome de reojo –Sí, me gustaría que Jacob fuera el primer y único hombre con el que esté en….bueno….ya sabes- respondió con mucha vergüenza –Peor no sé si estoy lista para eso-admitió mordiéndose el labio nerviosamente –Además tengo la sensación de que nuestro deseo no es más que producto de la imprimación.

-No debes sentir vergüenza cariño, esto es natural y si aun no estas lista simplemente no lo hagas, nadie tiene que presionarte a hacer algo que no quieras- le expliqué intentando parecer tranquila, aunque en el fondo estaba igual o mas nerviosa que Renesmee.-Y por otro lado la imprimación no tiene nada que ver con el deseo sexual.

-¿Y como sabes cuando ya estás lista?- preguntó con interés.

-Es difícil de explicar, pero yo creo que es cuando estas segura de que él te ama tanto como tú a él y sabes que nunca te haría daño. Debes confiar ciegamente en esa persona porque te vas a entregar en cuerpo y alma- contesté lo más sincera posible- ¿Tu te sientes así?

-Amo a Jake y todo el tiempo pienso en él pero –suspiró –Aun no me siento tan convencida de dar ese paso tan importante para mí; quiero que sea algo inolvidable y mágico- su voz sonaba ilusionada - y que no sea por un tonto impulso hormonal y que termine arrepintiéndome- agrego con tristeza

-Entonces lo único que tienes que hacer es esperar y cuando estés lista yo estaré ahí para apoyarte- le prometí besando su mejilla.

-Gracias, eres la mejor mamá que existe- exclamó abrazándome de la cintura y apoyando su cabeza en mí pecho.

Después de eso, nuestra conversación tomó un rumbo más tranquilo. Hablamos de los viajes que hasta ahora habíamos hecho. Volvió a pedirme que la dejáramos ir al colegio, a lo que tuve que negarme una vez más. También me pidió que volviera a contarle todo lo que Edward y yo tuvimos que pasar durante nuestro noviazgo.

De pronto el teléfono empezó a sonar, provocando que Nessie se sobresaltara. Y al darse cuanta del por qué empezó a reírse. Se estiró a la derecha y tomó el auricular que estaba en la mesita de noche.

-¿Diga?

-¡Nessie cariño! ¿Cómo estas?- era Edward.

-Muy bien papi, ¿Y tú?- preguntó Nessie con entusiasmo.

-Aterrorizado- contestó con un tono de broma.

-¿Por qué?- Nessie hizo un gesto de confusión.

-Porque estoy en el centro comercial con la loquita de tu tía Alice y no hace más que atormentarme con sus compras- respondió con falsa molestia. Al otro lado se escuchó un golpe sordo y luego un quejido de Edward, seguido de la inconfundible risa de Alice.

-Oye tranquila- exclamó Edward riendo.

-Siento mucho que te estén torturando tanto papi- se disculpó Nessie entre ligeras risitas.

-No te preocupes cariño, ¿Podrías pasarme a tu madre?

-Claro- me entregó el auricular mientras se reía.

-¿Qué pasa Edward?- pregunté en cuanto puse el teléfono en mi oreja.

-Queríamos saber si ya podemos volver- repuso con un toque de suplica.

Miré a Nessie preguntándole con la mirada si ya podían regresar. Ella asintió

-Sí , ya pueden hacerlo, ¿pero por que quieren hacerlo tan pronto?- inquirí un tanto confundida ya que no tenía mucho tiempo que habían salido.

-¿Pronto? ¿Amor ya viste la hora?- de inmediato voltee a ver el reloj digital de Nessie. ¡Oh cielos! Era muy tarde, no podía creer que se nos hubiera ido el tiempo tan rápido y se me hacía increíble que no me hubiera dado cuenta que el cielo estaba muy oscuro-Pasan de las nueve, hemos estado todo el día afuera- se quejó

-Lo siento Edward, se nos fueron volando las horas- me justifiqué con una risita nerviosa.

-Está bien, ya vamos para allá- después de eso colgó.

Nessie y yo nos miramos con complicidad y después nos soltamos a reír.

-Ups, creo que papá se enojo- masculló entre risas a las cuales yo acompañe.

Me aclaré la garganta una vez. Había algo más que tenía que decirle a Nessie antes de que llegaran los demás

-Nessie, mañana regresamos a New Hampshire- le anuncié cautelosa esperando que no reaccionara tan mal.

-¡¿Mañana?!- exclamó -¿Por qué tan pronto?- estaba muy molesta.

-Cariño ya pasaron las dos semanas que íbamos a estar aquí, yo tengo que regresar a la universidad- le expliqué con ternura.

-¡Tú, pero yo no!- gritó levantándose de un brinco -¿por qué no puedo quedarme aquí en Forks?- protestó furiosa.

-No quiero estar lejos de ti, no ahora que te desmayaste- dije con voz suplicante, aunque tenía otro motivo: no quería estar lejos de ella cuando tal vez muy pronto me dejaría para estar con Jacob.

-Pero mamá…..

Levanté la mano para hacerla callar.

-No está en discusión- contesté con severidad. –Mañana nos regresamos a New Hampshire- Nessie cruzó los brazos y desvió la mirada con mucha molestia.

En ese instante escuché el motor de tres coches acercándose; el Mercedes, el Volvo y el BMW.

La entusiasmada voz de Alice empezó a retumbar por toda la casa en cuanto entraron.

-¿Puedes dejar el escudo esta noche?- preguntó Nessie con voz fría.

-Claro que sí- afirmé entristecida. No me gustaba que Nessie se molestara conmigo y menos que me hablara de esa manera.

De repente la puerta se abrió de golpe. Eran Alice y Rosalie, cargadas de miles de bolsas con las compras que hicieron.

-Nessie mira lo que te trajimos- exclamó Alice mostrándole las bolsas.

La mirada de Renesmee se iluminó de felicidad. En ese aspecto, mi hija era como una chica normal de diecisiete años. Si algo podía animarla en un mal día eran las compras. Alice y Rosalie entraron hasta quedar junto a Nessie.

-Mira lo que te traje princesa- anunció Rose sacando de una bolsa roja una enorme caja de los chocolates favoritos de Renesmee.

-¡Ay tía muchas gracias!- gritó Nessie lanzándose a los brazos de Rosalie.

-Lo que sea para la princesa de esta casa- contestó entre risas.

-Bella, Carlisle quiere hablar contigo- me avisó Alice con un extraño tono de preocupación en su voz.

Sin pensarlo dos veces salí de la habitación. Dejando a las chicas abriendo las bolsas de las compras.

Había llegado la hora de saber que era lo que le pasaba a mi hija, aunque en el fondo sentía mucho miedo de que fuera algo grave. No quería que le pasara nada malo mi niña, no podría soportarlo de ser así. Bajé lo más rápido que pude. Me urgía saber lo que tenía Nessie.

Al llegar abajo, Edward estaba hablando en voz muy baja con Carlisle y Jasper en la entrada de la casa.

-¿Cómo crees que lo tome, Carlisle?- preguntó Edward muy preocupado.

- Espero que bien, pero es su madre y no creo tome bien la noticia, de cualquier forma Jasper va a estar aquí para ayudarnos- contestó Carlisle mirando a Jasper, el cual asintió con rapidez.

Esto no podía ser verdad. Las palabras de Carlisle me confirmaban todo, mi hija estaba muy grave.

-¿Carlisle, que es lo que pasa?- inquirí lo más tranquila posible mientras me acercaba a ellos. Pero en mi interior sentía una gran angustia, la misma que Jasper sintió en el momento que hice acto de presencia, ya que empezó a mandarme oleadas de tranquilidad.

Edward llagó a mi lado rodeando mi cintura con su brazo y dándome un tierno beso en los labios.

-¿Carlisle?- insistí acercándome un poco más a él.

-Bella, es mejor que te sientes- dijo estirando su mano invitándome a sentar.

-Carlisle, dímelo sin rodeos, quiero saber la verdad- le exigí casi gritándole de desesperación. Ahora entendía lo que Nessie debió haber sentido cuando supo que le ocultábamos algo “por su bien”.

Jasper volvió a tranquilizarme, pero solo conseguía ponerme más ansiosa.

-Nessie está enferma del corazón y en cualquier momento puede morir- En ese momento el tiempo se paró. Los oídos empezaron a zumbarme provocando que no pudiera escuchar nada de lo que me decían.

¡No era posible!, No, no, no, me negaba a creerlo.

¡Nessie no podía morir!

Una serie de sentimientos llenaron todo mi ser. Eran tantos que ni siquiera Jasper pudo controlarlos. Y en parte lo agradecía, no quería sentir la falsa tranquilidad que él me emitía.

Mi mente estaba fuera de este mundo. A lo lejos escuchaba A Edward y Carlisle hablarme pero sus palabras se perdían con el zumbido de mis oídos. Todos mis sentidos habían desaparecido, no veía ni escuchaba nada, lo único que sentía era un inmenso dolor que oprimía mi pecho. Una parte de mi alma había sido arrancada al escuchar las peores palabras pronunciadas en mi vida “Y en cualquier momento puede morir”. No iba a permitir que mi pequeña muriera, eso estaba claro, así tuviera que dar mi “vida” para ello. Haría hasta lo imposible para que Renesmee viviera por siempre, recorrería el mundo entero si fuera necesario.

¿Pero y si solo era un juego y Carlisle se había equivocado?, él era el mejor medico que he conocido, pero cualquiera podría tener un error. Además todos son muy buenos actores como para engañarme de esa manera. Sí eso TIENE que ser. Aunque por otro lado esto era un tema serio como para tomárselo a juego.

Intentaba engañarme a mí misma, pero ni eso podía hacer. Estaba consciente de la realidad pero me negaba rotundamente a creerlo.

Cuando regrese a la realidad, una risa histérica empezó a salir de mi garganta. Los tres me miraban como si estuviera loca. Y si lo estaba pero de dolor.

-¿Es una broma verdad?- pregunté entre risas y con un tono de suplica asomándose en mi voz.

-Lamentablemente no Bella, Nessie está muy enferma- aseguró Carlisle con angustia.

-¿Pero como? ¿Por qué ella? ¿Por qué ahora?- inquirí sollozando. Edward me abrazó acunando mi cabeza en su pecho.
-Te lo voy a explicar lo mejor que pueda Bella, pero necesito que estés tranquila ¿de acuerdo?- a pesar de que sabía que no iba a poder hacerlo, me obligué a mirarlo y asentir. Carlisle suspiró y Jasper volvió a trabajar en mí.
- Nessie estuvo a punto de sufrir un paro cardiaco- jadeé llevándome una mano a la boca.
-¿Pero por qué?, ella siempre fue una niña muy sana- gimoteé
-la única teoría que tengo es que Nessie de forma inconsciente se lo provocó- lo mire con gran confusión –Lo que sucede es que el corazón de Renesmee al ser al de un humano normal, no soporta todas las actividades que ella hace, como correr a gran velocidad o emplear la fuerza sobrehumana que posee; este tipo de actividades son las que la han debilitado y si a eso le agregamos todo lo que ha pasado en los últimos días es mucho peor; en este momento su corazón es como el de una persona de aproximadamente setenta años- me explicó con agonía.
-¿Cómo es eso posible? Si solo tiene cinco años- exigí con desesperación, lo que decía no tenía ningún sentido para mí.
-En realidad eso fue culpa mía- lo miré totalmente confundida –Cuando supe que su crecimiento era acelerado, debí poner más atención en su organismo; yo pensé que lo único que crecería a tal rapidez sería su cuerpo, nunca me detuve a pensar que su corazón también maduraría a esa velocidad, pero como vuelvo a repetirte las actividades que hace cotidianamente han ayudado a que la madurez de su corazón se acelere más de lo debido- su voz estaba llena de culpabilidad.
-¿Y no puedes hacer nada para detenerlo?- pregunté en voz baja.
-Podría tratarla con medicamentos, solo que no sé como los asimilará su organismo, pero al final solo quedará una cosa por hacer- contestó con el ceño fruncido.
-No Carlisle, ya hablamos de eso y no estoy dispuesto a hacerle eso a mi hija- intervino Edward con gran molestia.
-¿De que hablan?- yo aceptaría cualquier cosa con tal de que mi hija viviera.
-Carlisle piensa que la única salida que tenemos es completar la transformación de Nessie- dijo Edward con la mandíbula tensa.
-NO, me niego rotundamente a esa idea, no dejaré que Nessie pase por eso- exclamé furiosa. Tal vez era egoísta de mi parte pero no permitiría que Renesmee pasara por el dolor que conlleva la conversión a vampiro -¿Qué podemos hacer por ahora?
-Por lo pronto lo más conveniente es que no viaje a New Hampshire con ustedes prefiero que se quede aquí para estar al pendiente de ella- asentí a pesar del inmenso dolor que sentía al tener que dejar a mi hija por tres largos meses. Después de todo ella se saldría con la suya y se quedaría en Forks.
-¿Algo más?- pregunté tratando de controlarme para no gritar de dolor
-Empezaré a administrarle algunos medicamentos para controlar su enfermedad; pero lo más importante es que se lleve impresiones de ningún tipo o de lo contrario podría morir…..- eso hizo que mi dolor se hiciera más fuerte, no podía escuchar esas horribles palabras
-¡NO, MI HIJA NO SE VA A MORIR!- le grité.
Después de eso hice algo que nunca habría hecho de haber estado en mi juicio, empujé a Edward en un acto reflejo para que me soltara y salí disparada de la casa, no sin antes escuchar como Edward se estrellaba contra una de las puertas de cristal, provocando que ésta se hiciera añicos.
Extrañamente no me importó, lo único que quería era salir de ahí, que mi dolor terminara. Quería pensar que todo era un sueño, un muy mal sueño, la peor de las pesadillas. Pero ni eso podía imaginar, no era una opción puesto que yo no dormía.
Corrí sin dirección alguna, no me importaba en absoluto hacia donde me dirigía lo único que me importaba era mi hija, mi Nessie, mi pequeña pateadora, la luz de mis ojos. Al poco tiempo sentí a Edward corriendo detrás de mí.
-Edward, quiero estar sola, por favor vete- murmuré. Supe que me escuchó porque se detuvo y me dejó seguir mi camino.
Tal vez él estaba sufriendo igual o más que yo y también era un poco egoísta de mi parte no querer estar con él para poder consolarnos mutuamente pero yo lo hacía para que no sufriera más de lo que ya lo estaba haciendo en este momento.
Sin darme cuenta había llegado a un claro. No pude más y me dejé caer de rodillas al suelo. En ese momento empezó a llover como nunca lo había hecho. Parecía que el cielo se caía a pedazos, que se estaba desmoronando poco a poco, liberando aquello que tanto mal le hacia. Se escuchaban los truenos en medio de la gran tormenta. Yo me sentía exactamente igual que aquel diluvio.
No me importó en lo más mínimo empaparme hasta los huesos. Ya no podía más, tenía que desahogarme de algún modo y empecé a gritar hasta sentir que mi garganta se desgarraba, al fin de cuentas nadie podría escucharme gracias al ruido que provocaba la tormenta eléctrica.
-¡NOOO! ¿POR QUE? ¿POR QUE? ¿POR QUE MI HIJA?- gritaba dando golpes en el suelo lodoso, en el que dejaba mis puños grabados –NO, NO PUEDE MORIR- me levanté de un salto, necesitaba algo más fuerte para descargar mi furia y el suelo era demasiado blando.
Me fui contra los arboles que había a mi alrededor golpeándolos hasta convertirlos en astillas. Necesitaba sacar el inmenso dolor que quemaba mi interior como un acido. Destrocé cuanto árbol podía. Recordando cada momento que había pasado con Renesmee, su hermosa sonrisa con hoyuelos, sus rizos yendo de un lado para otro cuando corría, sus bellos ojos color chocolate, los pucheros que hacía de pequeña cuando nadie hacía lo que ella quería.
Sentía un espantoso picor en los ojos y aunque no podía llorar, las gotas de lluvia que corrían por mi rostro, remplazaban las lágrimas que no salían de mis ojos.
Siempre pensé que cuando fuera inmortal se acabarían los problemas y mi vida sería perfecta. Pero que caso tenía ser inmortal si la razón de mi vida podía morir en cualquier momento. Sabía que mi comportamiento era egoísta, al no ponerme a pensar en Edward, pero en este momento él no me importaba, todo lo que quería era que mi hija viviera por muchos años más.
Iría hasta el fin del mundo si fuera necesario, con tal de que Nessie estuviera bien. Si pudiera le daría mi “vida”, pero no permitiría que mi pequeña muriera. Pasaría por cualquier cosa, por más desagradable que fuera antes de verla morir poco a poco.
El cielo empezó a aclararse. Ya estaba amaneciendo.
Extrañamente me sentía exhausta y con ganas de dormir. Así que me recosté en el suelo mojado, abrazando mis rodillas. Me estaba desmoronando parte por parte, mi corazón estaba hecho pedazos. Quería que el tiempo se detuviera en ese momento y que mi sufrimiento terminara de una vez por todas.
Cerré los ojos y a pesar de que no podía dormir intente sumirme en el mismo abismo que estuvo Nessie.
Supe que había dejado de llover cuando dejé de sentir las gotas de agua caer sobre mi rostro.
No supe cuanto tiempo pasé hasta que mi celular empezó a sonar. Miré el número antes de contestar. Era Alice
-¿Qué pasa Alice?- mi voz se escuchaba sin vida.
-Bella tienes que regresar, el avión sale en unas horas y si no se van lo perderán- dijo con un tono de comprensión.
-Voy para allá- colgué y guardé el celular en mi bolsillo.
Con extrema lentitud me puse de pie y me eche a correr de regreso a al casa.
Cuando llegué, Edward estaba sentado en las escaleras del porche esperándome. Y en cuanto me vio aparecer entre los árboles vino corriendo hacia mí y me abrazó fuertemente.
-Lo siento Edward- me disculpé con l a voz entrecortada.
-No tienes por qué disculparte mi cielo- aseguró levantando mi mentón para darme un beso lleno de dulzura.
-¿Qué vamos a hacer?- le pregunté con preocupación mirando sus hermosos ojos.
-lo que sea necesario, pero por ahora le pedí a Jacob que se viniera a vivir aquí mientras nosotros no estamos así él y los demás podrán cuidar de Nessie- contestó haciendo un intento de sonreír pero en su mirada podía ver el dolor que todo esto le causaba –También les pedí que hablen con Nahuel para saber si a alguna de sus hermanas les ha pasado lo mismo que a Nessie- agregó con una nota de esperanza.
-¿Ella ya lo sabe?- pregunté en voz baja
-Si, ella escucho lo que gritaste antes de salir corriendo y tuvimos que explicarle lo que pasaba con ella- respondió
-¿Y como lo tomó?
-Demasiado bien para mi gusto- frunció el ceño con molestia –Piensa que deberíamos convertirla cuanto antes y ahorrarnos todo esto.
-No…
-¡Bella! ¿Qué te pasó?- nos interrumpió Alice cuando llegaba a mi lado. Puse os ojos en blanco. Como si no hubiera visto lo que hice en el claro.
-Ven vamos a que te des un baño porque hueles a perro mojado- hizo el intento de bromear pero ella también estaba muy preocupada y no logro que el entusiasmo saliera en su voz.
Mientras me arrastraba al interior pasamos a un lado de la puerta de cristal y hasta el momento que vi mi reflejo me percaté de lo sucia que estaba.
Toda mi ropa había pasado a ser negra, a causa del lodo. El cabello lo tenía revuelto con hojas y ramas de los árboles que había destrozado. Pero lo que más me llamó la atención fue mi mirada; estaba perdida y reflejaba agonía y un gran dolor, parecía que como si no estuviera en este mundo.
Llegamos a la habitación de Alice y empezó a quitarme la ropa con gran rapidez. Después me empujó hacia el interior del baño.
-No tardes - me ordenó cuando cerró la puerta.
Me bañe lo más rápido que pude sin saber realmente lo que hacía, parecía que mi cuerpo estaba siendo manejado por un control remoto, no era conciente de lo que hacia, mi mente solo tenía lugar para una sola cosa o persona en este caso: mi hija.
Salí envuelta con una toalla y empecé a vestirme con lo que Alice había puesto sobre su cama. Ni siquiera me di cuenta de lo que me ponía y tampoco me importaba saber que tan ostentosa era la ropa. Acomodé mi cabello en una cola de caballo y salí disparada al piso de abajo
Todos se encontraban ahí esperándome, incluso Jacob que tenía a Nessie abrazada por los hombros. Su rostro lucía igual o peor que el mío.
-Amor, ya es hora de irnos- anunció Edward en cuanto me vio.
-Jake prométeme que la cuidaras más que a tu vida- le pedí tomándolo de las manos aun sabiendo que era más que obvio que lo haría.
-Ay Bella, claro que lo haré- aseguró entornando los ojos e intentando sonreírme.
-Cuídamela mucho- susurré dándole un abrazo.
- No te preocupes por ella, yo me hago responsable de cualquier cosa que le pase-contestó dándome un beso en la mejilla.
-Nessie cariño, prométeme que harás todo lo que Carlisle te diga, que no desobedecerás sus ordenes- le supliqué acariciado su mejilla.
-Te lo prometo mamá- puso su mano sobre la que yo tenía sobre su mejilla y agregó-“Y no te preocupes por mí, ten por seguro que voy a estar más que bien”- mirando a Jacob de reojo y dedicándome una gran sonrisa cargada de felicidad.
Me despedí de los demás con un simple “Adiós” y salí de la casa con Edward a mi lado. Subimos al Volvo y no pude evitar voltear para ver al rostro lleno de felicidad de Renesmee. Esa sería la expresión que guardaría por los próximos tres meses.
Edward encendió el auto y empezamos a alejarnos de ellos. Una parte de mi ser estaba siendo arrancada para quedarse junto a mi hija.
-Ya verás que todo va a estar bien y cuando menos lo esperes ya estaremos de regreso- dijo Edward llevando una de mis manos hasta sus labios dándole pequeños besos.
-¿Lo prometes?- pregunté con tristeza.
-Lo prometo- contestó inclinándose a mí rozando sus labios con los míos.
No estaba segura de cuanto tiempo tardaría la felicidad en regresar a mi cuerpo, ni cuanto tiempo pasaría para que Nessie se recuperara. Pero de lo que si estaba segura era que en los próximos tres meses que estuviéramos lejos, todo, absolutamente TODO podría cambiar.

AAAAAHHHHHHHHH SI SE PUDO!!!!!

CREO QUE DE AHORA EN ADELANTE CAMBIARE DE CAFÉ

PERO BUENO "X"

NIÑAS QUE CREEN????

YA SE ACABÓ LA PARTE DE BELLA =(

PERO NO SE PONGAN TRISTES QUE AHORA EMPIEZA LO MEJOR

ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO Y LES PIDO MIL PERDON POR LA TARDANZA ñ_ñ


Diario de la directora de crepusculo

Hola chicaS!!!He estado desaparecida un tiempo con esto de los examenes...jajaja Pero aqui estoy otra vez!!! Vengo a ablaros del nuevo libro que a salido por lo menos en España alli no lo se....
Este libro es el Diario de la directora de crepusculo(Catherine Hardwicke) y de la editorial Alfaguara. Este cuenta todo el trabajo que hace el equipo y como se lo montan para hacer el exitazo que hicieron jajaja. Hay muchas fotografias de la pelicula,dibujos hechos incluso por la directora, hablan tanbien de cuando Robert estuvo grabando las canciones de el etc...no digo na da mas para que vosotras lo desccubrais!!!Esta mu bien la verdad!! Y tanto el equipo como la directora...han hecho un trabajo excelente!!


Os dejo un enlace por si no lo teneis,no sabeis de el o lo que sea!!leeroslo!!((Pinchad en el y os podreis bajar el libro!!))muxos besitos!!!



http://www.megaupload.com/?d=UH1ZIX4M





Tambien os dejo la imagen de la portada!!





Pdta: Os dejo el enlace porque no he sabido otra manera de poneroslo jejeje...

weno espero que comenteis que os parece!!

martes, 23 de junio de 2009

NUEVA PORTADA DE LUNA NUEVA

HI GIRLS!!!

El día de hoy les traigo la nueva portada para Luna Nueva y esta pequeña info que encontré en Addicted to twilight:

Little Brown ha revelado su nueva portada para Luna Nueva que contiene una exclusiva imágen de la pelicula. En ella podemos apreciar a Jacob abrazando a Bella, rodeado por los demás hombres lobo y la mirada de Edward desde atrás.
Además, al parecer el libro tendrá un póster de regalo.


¿Que les parece les gustó?

sábado, 20 de junio de 2009

Cumple de Edward

Hey chicas recuerdan esto????

1901 junio 20 Nace en chicago Edward Anthony Masen!!!

que dia es hoy???????

Claro hoy cumple 108 años nuestro queridisimo Edward!!!!

miércoles, 17 de junio de 2009

SEGUNDO PREMIO!!!

HOLA CHIKS!!


Bueno pues este premio viene de parte de mi queridisima amiga Lea que como todas saben tiene otro blog aparte de este.

La verdad es que no se exactamente cual es el premio pero no importa. ñ_ñ


Reglas: Este premio consiste en, aparte de pasarlo a otros blogs, decir por qué te gusta Twilight, que le dirías a uno de los protagonistas de la saga y por qué le agradeces a la persona que te lo dio...


¿Por qué me gusta Twilight?


Ay no lo sé haber pensemos mmmmmm.... tal vez sea la tematica que usa Stephenie del amor prohibido, ademas lo que mas que gusto fue que Bella es una chica como cualquiera de nosotras y como que nos da esperanzas de que alguien (Edward no porque no existe ñ_ñ) se fije en nosotras, tambien me gusta que a pesar de todos los problemas por los que pasan Edward y Bella ellos siguen luchando por su amor y no se dejan vencer por nada.

Como no puedo poner todos los motivos por los que me gusta Twilight mejor aquí le paro jeje.

Espero que me haya explicado.


¿Que le diría a un prota?

MALDITA KRISTEN ERES UNA SUERTUDA!!!!

no no es cierto jajaja, creo que mas que a un prota me gustaría decirle a Stephenie que le agradesco con toda el alma haber creado este mundo tan fantastico y que gracias a eso descubrí que mi verdadera vocacion es escribir (no se si esten de acuerd xD) y es a lo que me gustaría dedicarme en un futuro. Ademas antes de empezar con mi historia tenía muchas dudas sobre lo que quería estudiar pero ahora ya lo sé. MIL GRAX STEPHENIE!!!

Ah por cierto a Rob le diría: "ROB ESTAS BIEN BUENO!!!" jajaja

Y pues finalmente le agradesco de todo corazón a mi mami Lea por el premiecin muchas gracias nena sabes que vales 1000 y que TKM.

Ahora si el premio se lo doy a.........

club twilight, porque no hay amor mas peligroso que el nuestro
http://crepusculomex.blogspot.com/

y a todo sobro crepusculo.
http://imagenes-crepusculo.blogspot.com/

Ambas paginas siempre estan al tanto de las mejores noticias de crepusculo.


Cierto?? O...Solo son rumores??

Hola chicas!! Me gustaria utilizar esta entrada para que comentarais y expusierais vuestra opinion! Algo de lo que todo el mundo habla y todavia no sabemos si es cierto o son solo rumores y mentiras...Robert y Kristen...Que pensais vosotras!?Comentar y decir lo que pensais!!

Yo empece a buscar noticias a raiz de la pelicula twilight, porque dije uy...estos tienen muy buena quimica!!Pero Kristen tenia novio...y me decepcione!! Pero mucha gente afirmaba que Rob estaba y sigue loquito por Kristen ((en mi opinion eso si es verdad porque se le nota mucho!!))

Dicen dicen y dicen pero no terminamos de saber verdad!
Hablaban sobre un posible romance entre los dos...((eso si me lo creo..)), pero entonces que me expliquen quien es esta chica con la que salio Rob de un hotel??


((no tengo ni idea de quien es... y vosotras??))


En otros sitios afirman completamente que Rob y Kristen estan juntos pero lo quieren e intentan por todos los medios mantenerlo en secreto tambien afirman que los vieron saliendo de un hotel juntos donde pasaron toda la noche y se les vieron muyyy cariñosos a los dos...
Tambien dicen que tanto el uno como el otro disfrutan de los escenas romanticas y aun cuando el director dice "corten" ellos siguen "actuando"...
Aqui os pongo unas imagenes donde estan Rob y Kristen que se han divulgado por todos los lados y salieron hace un tiempo...y se les ven muy...¿¿felices?? jajaja XD!!





En las entrevistas que se les hacen a ellos afirman hasta la saciedad que todo es ridiculo que no es cierto...Y Kristen dice que es normal que alla rumores sobre ellos dos debido a la popularidad que les a dado la pelicula...((no se yo eee...!!))

Tambien encontre una noticia donde dicen que Rob le a dado un tiempo a Kristen para que elija a el o a su novio...el se ha ido a rodar una pelicula ((Remenber me)) y cuando vuelva del rodaje y empiecen a rodar Eclipse, le tendra que dar una "respuesta". ((se lo creen???jaja))

En mi opinion ellos dos estan locos el uno por el otro, y estan juntos en secreto...y hacen muy buena pareja!! pero una cosa es que esten juntos y otra que la gente invente barbaridades sobre ellos ,o no?Nosotras queremos saber la verdad sin rumores ni babaridades!!o no chicas??

Aqui os dejo un video!!
y fijense sobre todo enla cara de Rob y como duda Kristen!jajaja!!


video

((sacado de you tube))


Espero vuestros comentarios con vuestras opiniones!! muchos besos!!!

martes, 16 de junio de 2009

Pelo de Kristen

Bueno esta informacion es sacada de crepusculo-es, es una aclaracion muy graciosa!!!! y una info no muy famosa espero les guste!!!! bueno primero una recopilacion de los peinados por los que ha pasado kristen en algunas de sus actuciones!!!!

Esta es en su actuacion en un anuncio en 1999


habitacion del panico 2002
speak 2004

Adventureland 2008

Crepusculo 2008
Luna nueva 2009

Como podéis ver, Kristen ha pasado por una amplia gamas de colores y cortes de pelo, tantos, que no podemos decir con exactitud cuál es su color de pelo. Podría ser de un tono castaño claro, pero no es seguro.

Muchos decís que queréis volver a verla con su color original (refiriendoos al color de Bella). Ese no es su color, es un tinte que se echa para intepretar a Bella.

Respecto al largo, Kristen llevó media peluca tanto para Crepúsculo como para Luna Nueva, así que para Eclipse también se la van a poner. ¿Por qué la lleva? Cuando empezó Crepúsculo Kristen tenía 17 años y solo podía rodar 4 horas al día, por lo que tenían que perder mucho tiempo arreglándole el pelo, ¿Qué hicieron? Le pusieron una media peluca para alargarle el pelo y así no tener que perder tiempo en peluqueria. Como en Crepúsculo llevó esa media peluca, en Luna Nueva también. Es más, hay fotos donde se ve perfectamente que lo lleva:



Como podéis ver, se le nota cuál es su pelo y cuál es la peluca. Estas fotos están hechas en un descanso del rodaje, así que no se va a notar en la película (esperemos).

Fotos!!!!






hey les traigo unas fotitos para que se deleiten un rato!!!! jejejeje

Robert Pattinson El hombre mas guapo del mundo!!!


Eso es lo que opina la mayoría de los lectores de la prestigiosa revista Vanity Fair, a la vista de los resultados que ha obtenido Robert en su encuesta. Con un 51% de los votos, ha quedado muy por encima de otros actores como Brad Pitt (12%), o Johnny Depp (7%)
como ven chicas!!!!! jejejejeje el que es guapo es guapo!!!!

Info sacada de crepusculo-es!!!

lunes, 15 de junio de 2009

AVISO

HOLA NIÑAS!!

Solo vengo a visarles que la fecha del concurso "UNA SORPRESA PARA TODAS" se recorrerá hasta el día 1 de octubre, esto lo hacemos porque hasta el momento no hemos recibido nada de lo que pido (final alternativo, dibujo y su historia de como se hicieron twilighters) y entre lea miriam y yo decidimos darles mas tiempo para que mas personas entren al concurso y para que puedan hacer sus dibujos e historias con calma.
Bueno pues el 1 de septiembre será el ultimo día que recibiremos las cosas y el día 9 daremos a conocer a la afortunada ganadora.

Ahora si ya tienen mas tiempo para hacer increibles finales y dibujos.
Vamos a estarlos esperando con ansias.

UNA NUEVA INTEGRANTE

HOLA NIÑAS!!!!

El dia de hoy vengo a presentarles la nueva chica que se une al equipo TWILIGHT-ETERNITY ella se llama miriam y¿ saben de donde es? ella es de ESPAÑA!!!!!! Aunque bueno creo que ya la conocian porque abajo de esta entrada ella dejó una ñ_ñ
Miriam va a estar pasandose por aqui dejandoles las noticias mas importantes de Twilight.
Espero que la reciban tan bien como lo hicieron con Lea eh? porque si no lo hacen las dejo sin Eternidad por un mes completo (si las estoy amenazando eh?) y no es broma jaja bueno si.
Pero en verdad espero que les guste la info que vaya poniendo nuestra querida amiga miriam y tambien espero que ella disfrute siendo parte de este equipo que cada vez crece mas (QUE BUENO!!) .

Ahora solo me queda una cosa por decir: BIENVENIDA MIRIAM y disfrutalo tanto como nosotras

domingo, 14 de junio de 2009

Hola chicas!! cada vez queda menos!

Hi!! muy buenas chicas!!!Soy una nueva ayudante para estas chavalas que estan haciendo un trabajo excelente con sus libros!!Yo he estado leyendo el libro que ha ido publicando cuando puede nuestra amiga karla, y os digo y os aconsejo que no paseis de largo y que os pareis a leerlo!!os va a encantar, eso no lo dudo!!!Lo mismo digo de lea!!Estan haciendo un trabajo excelente y se merecen que los leais segun se va publicando y que comenteis porque poca gente hace lo que estan haciendo ellas!!Esta mu interesante y a mi me a enganchado, y si os gusto la saga, esto os encantara!!

Bueno como os imaginareis ellas estan muy ocupadas escribiendo sus libros... y... habra que ayudarlas no?? Pues para eso voy a estar yo apoyandolas y publicando noticias segun me valla enterando de cosas por España.
Por el momento os dejo aqui otro avance de los rodajes de la pelicula que tanto esperamos todas!!
Muchos besitos y hasta pronto!







A continuacion tamben os dejare unas fotillos del rodaje new moon.
Muuxoss besitos chicas!!



Escena en la que va bella con las motos a casa de jacob:







Escena en la que bella sale con jessica:







Escena en la que Laurent esta a punto de matar a bella...:






Escena en la que Edward se despide de Bella...juuu.... :( ....






No me digais que no sale wapo, wapo, wapo0o!!




La manada:






Esta es la escena en la que bella se tira por el acantilado, la verdad es que se lo tienen que currar para que quede esplendido porque lo que veis en la foto no es un acantilado es una piscina con paneles donde actuara mucho el ordenador!! Pero estoy segura de que quedara genial!





Bss hasta pronto!





viernes, 12 de junio de 2009

CAPITULO X: "PREOCUPADOS"

HOLA NIÑAS PERDON POR TARDAR TANTO PERO BUENO TUVE UN BUEN DE PROBLEMAS TECNICOS (LUEGO LES EXPLICO CUALES VALE?)
Y YA VOLVÍ!!!!!!!!! AQUI LES DEJO EL CAPI NUMERO X COMPLETO
DISFRUTENLO.

PREOCUPADOS.
De la impresión me quedé plantada en mi lugar. No podía ser cierto lo que había pasado. Se me hacía muy extraño que Renesmee, una niña semi vampiro, se hubiera desmayado.
Mi hija nunca se había sentido mal, ni siquiera un simple dolor de cabeza o un pequeño resfriado; nada. Ella siempre ha sido la niña más sana que existe.

Salí de mi engarrotamiento y me eche a correr hacía Edward.
Cuando llegué junto a él, me di cuenta que estaba de rodillas acomodando a Renesmee en una posición más cómoda que en la que se encontraba, acostándola boca arriba sobre el mullido pasto que cubría el suelo. Después empezó a tomarle el pulso.

-¿Edward?, ¿Edward que tiene nuestra hija?- pregunté con gran preocupación, arrodillándome a su lado. Podía escuchar el latir del corazón de Nessie bum…………..bum…………….bum, ese sonido me ponía muy nerviosa, ya que su corazón siempre se escuchaba igual al aleteo de un colibrí, y escuchar el trabajo que le costaba hacerlo latir hacia que se me pusieran los pelos de punta.
-No lo sé Bella, será mejor que traigas a Carlisle- me sugirió con la voz endurecida por la angustia que sentía. Me levanté de un salto y corrí a la puerta de cristal, pero en ese momento Alice, Carlisle y Rosalie salieron precipitadamente de la casa, tanto que casi choco con Carlisle.
-¿Bella, que pasa?- inquirió sujetándome de los hombros.
-No lo sé Carlisle, solo vimos que Nessie se desmayó eso es todo- explique entre sollozos. Mis ojos me picaban terriblemente.
-Tranquila Bella, todo va a estar bien- me prometió Alice abrazándome.
Los cinco estábamos alrededor de Renesmee. Alice, Rosalie y yo estábamos de pie mientras Carlisle y Edward revisaban los signos vitales de mi niña.
-Edward, ¿puedes ver algo en su mente?- preguntó Carlisle con seriedad, tomando el pulso de Renesmee por enésima vez.
-No, no puedo ver nada, solo una gran negrura; es como si estuviera sumida en el abismo- Edward sonaba muy ansioso y su rostro también lo reflejaba cuando fruncía el ceño intentando concentrarse al máximo- ¿Eso es malo Carlisle?
-No lo sé hijo, tal vez sí- admitió Carlisle dándole unas palmaditas en la espalda –Pero lo que más me preocupa es su corazón, late muy despacio- el mundo se me estaba desmoronando al escuchar esas palabras. No podía y no quería creer que mi hija estaba muriendo.
-Sería mejor que la lleváramos adentro ¿no crees Carlisle?- señaló Rosalie con un toque de preocupación en su voz. Para ella, Nessie representaba la hija que nunca pudo tener.
-Sí, tenemos que recostarla en una cama para que pueda revisarla mejor y poder dar un diagnostico.
-Espera Carlisle, no podemos entrar con Nessie en ese estado; la casa esta repleta de personas y podrían asustarse si la ven así- apuntó Alice señalando a Renesmee.
-Tienes razón Alice, pero que otra cosa podemos hacer-repuso Carlisle mirando a Alice.
Levanté la mirada hacia el cielo, como si la respuesta estuviera ahí. Y en realidad si estaba.Vi las puertas abiertas de la terraza que Esme construyó en la antigua habitación de Edward, que ahora era de Nessie. Podíamos saltar hasta ahí arriba y recostarla en su cama.
-Edward- lo llamé sin quitar la vista de las puertas abiertas.
-¿Qué pa…- empezó a preguntar siguiendo la dirección de mi mirada. Los demás lo
imitaron.
-Podemos llevarla saltando hasta su habitación- dijo Alice levantando un poco las comisuras de sus labios.
-Sí, es la mejor opción que tenemos- concedió Carlisle.-Edward levántala con mucho cuidado, no estoy seguro de que tenga alguna lesión interna pero no queremos que se lastime.
Edward asintió y con el mayor cuidado posible, tomó a Nessie en sus brazos, pasando un brazo por las rodillas y el otro por el cuello, evitando que se lastimara.
-Con cuidado Edward- le pedí acariciando la frente de mi pequeña y dándole un beso en la coronilla.

El dolor y preocupación crispaban las bellas facciones del rostro de Edward. Dio unos cuantos pasos hasta situarse justo debajo del balcón y con la gracia de un felino saltó hacía arriba, cayendo con suavidad en la recamara de Nessie. Los perdí de vista en cuanto traspasaron las cortinas.

-Vamos Bella- dijo Alice tomándome del brazo y jalándome hacia la
casa.
En el momento que entramos, el aroma de la comida me impactó y no pude evitar arrugar la nariz.La mayoría de los invitados estaban sentados en sus mesas, mientras que algunos iban y venían de las mesas vecinas, mientras los meseros iban sirviendo el “exquisito” banquete que Alice ordenó para ese día.
Me quedé sorprendida al ver a cuatros amigos vampiros (las Denali, Las Amazonas Nahuel y Huilen) tragar valientemente las diminutas porciones de comida que tenían en sus respectivos platos. Me hubieran resultado muy graciosos los
gestos que hacían cuando se metían la comida a la boca, de no ser porque estaba
muy preocupada por mi hija.
Pude escuchar pequeñas fracciones de algunas
conversaciones que se llevaban a cabo en el salón; como a Ángela y Jessica
hablar del comportamiento que Seth tenía con mi amiga y a él contándole a Sam y
a los demás chicos sobre su imprimación.
Menos mal que nadie se había percatado de nuestra ausencia. Todo estaba tal y como lo dejamos antes de salir; excepto porque Jacob y Leah ya no estaban aquí.
Voltee a ver a Sue y me di cuenta que a pesar de la felicidad que sentía por haberse casado con mi padre, una ligera cantidad de dolor cruzaba por su mirada. Seguro Seth ya le había contado todo lo que pasó entre Leah y Renesmee.
En cuanto Seth nos vio, inmediatamente fue a nuestro lado y con gran preocupación preguntó.
-¿Qué te pasa Bella? ¿Por qué traes esa cara?
¿Tanto se me notaba la preocupación?
Intenté controlar mi expresión, respirando un par de veces. Eso siempre funcionaba.
-Bella,¿ que pasa por que tienen esa cara?- insistió mirándonos a los cuatro- ¿En donde están Edward y Nessie?- agregó estirando el cuello viendo si estaban afuera.
Cuando pronunció el nombre de mi hija sentí una punzada en mi inmóvil corazón, el simple nombramiento de ella me hacía sentir peor de lo que ya estaba. Hice una mueca de dolor.
-¿Bella?- la ansiedad en la voz de Seth era evidente.
Quería contestarle pero no encontraba mi voz por ningún lado. Pasaron unos segundos, y al ver que no contestaba Carlisle decidió hablar.
-Nessie, se desmayó- contestó al fin.
Seth abrió los ojos desmesuradamente y después hizo cara de
espanto.
-¿Qué? ¿Nessie? ¿Desmayada? ¿En verdad?- decía completamente sorprendido.
-¿Estas sordo o que, perro? Sí, Nessie se desmayo- contestó Rosalie con brusquedad.
-Hey cálmate Barbie, Jake porque es un tonto pero a mí no me vas a hablar así- aclaró Seth mirando a Rosalie.
-Chicos basta- ordenó Carlisle- No es el momento de peleas, tengo que ir a revisar a Nessie ¿vienes Bella?- me preguntó estirando su mano. Ni siquiera tenía que preguntarlo, era lógico que diría que si. Asentí en cuanto terminó de formular la pregunta.
-Seth, llama a Jacob por favor- le pedí en cuanto encontré mi voz. Sonaba como si estuviera sin vida, vacía, como si una parte de mí estuviera sumida en el mismo abismo que mi Nessie.
-Por supuesto que sí Bella yo le llamo- me aseguró y después me abrazó- Todo va a estar bien, no te preocupes hermanita- esto último me hizo sentir mucho mejor. Le di un beso en la mejilla y le dediqué una pequeña sonrisa forzada, antes de tomar
la mano de Carlisle.
-Rose, Alice, informen a los demás lo que pasó con Renesmee –ambas asintieron e inmediatamente se fueron a la mesa donde se encontraban Esme, Emmett y Jasper.
-Vamos Bella- dijo Carlisle rodeando mis hombro.
Atravesamos el salón a velocidad humana-como odiaba hacerlo en este momento- intentando mantener mi expresión relajada. Subimos las escaleras y llegamos frente a la habitación de Renesmee.
Al entrar no pude evitar empezar a sollozar en cuanto vi que mi niña estaba conectada a muchos aparatos médicos. Su habitación se había convertido en un cuarto de hospital.Edward le coloco una intravenosa que entraba por su dorso y por ella corría algo que supuse era suero. Unos tubos traslucidos se enroscaban en sus brazos y debajo de su nariz colocando un respirador.
El indicador del holter medía los latidos de su corazón. Cuando lo escuché sentía que me moría. Los latidos eran lentos, notaba el trabajo que le costaba. Su respiración era forzada y entrecortadazas. El rostro de Edward se veía demacrado y agonizante. En cuanto nuestras miradas se encontraron, me abalancé contra su pecho.
Mientras sollozaba en sus brazos, él me acariciaba la espalda y me decía que todo iba a estar bien. inmediatamente, Carlisle empezó a revisar a Nessie.
Edward y yo nos acercamos hasta quedar junto a su cama. Él rodeaba mis hombros con su brazo.
Los minutos iban pasando y a mí se me hacían eternos, nunca me había importado el
tiempo pero en estas circunstancias eso era lo que mas me importaba, el tiempo.
¿Cuánto tiempo más le quedaba a mi niña? Mi paciencia llegó a su límite en el
momento que pensé en esa horrible idea.
-¿Carlisle, que tiene?-pregunté en voz baja
-No lo sé Bella….
-¡¿Qué?! ¡¿Cómo que no sabes?! Dios, Carlisle eres medico- le grité desesperada soltándome de Edward.
-Amor, tranquila- me susurró Edward volviéndome a abrazar.
¿Tranquila? Como podía estarlo al ver a mi hija inconsciente y conectada a esos aparatos.
-No puedo Edward, no cuando Nessie se está…..- me silenció con un beso.
ÉL no quería pensar que Nessie estaba…..
¡NO! Yo tampoco podía hacerlo no debía pensar en eso.
-No vuelvas a decir eso Bella, ni siquiera te atrevas a pensarlo- dijo Edward muy
molesto.
Yo solo asentí. De nuevo no podía hablar. Me solté de Edward, me senté en una silla que estaba junto a la cama y empecé a acariciar el rostro inexpresivo de Renesmee. No soportaba verla así. No existía dolor humano-o vampiro-para describir el mío en este momento. Si a Nessie le pasaba algo, yo no podría soportarlo. Ella era mi vida, mi motor, mi razón de existir, la hermosa niña por la que luché con uñas y dientes en cuanto me enteré que la llevaba en mi vientre, la niña por la que estuve a punto de morir y moriría para salvarla si fuera necesario.
-Edward, Bella- nos llamó Carlisle. No fue hasta ese momento que me di cuenta que Edward estaba arrodillado a mi lado y con su cabeza en mi regazo. Parecía un niño pequeño y vulnerable.

Se levanto cuando Carlisle nos llamó.

-¿Qué pasa Carlisle?- inquirió Edward preocupado.
-Nada, es solo que, quería sugerirles que bajaran para que nadie sospeche lo que…..
-No, no la voy a dejar- aseguré con firmeza.
-Bella por favor, necesito hacerle varios análisis para saber que tiene y ustedes no pueden hacer nada más que esperar. ¿Qué caso tiene que estén aquí torturándose?- me explicó con compasión y después me abrazó, no puede evitar regresarle el abrazo.
Sus brazos eran calidos-al menos lo eran para mí-llenos de comprensión y ternura.
-Está bien Carlisle, nos iremos- asentí cuando por fin me soltó.
-Es lo mejor que pueden hacer, hija- aseguro dándome un tierno beso en la frente.
-Vamos- Edward me tomó de la mano y salimos de la habitación.

En cuanto lo hicimos, no pude evitar abrazarlo con fuerza y sollozar otra vez. El correspondió a mi abrazo hundiendo su rostro en mi cabello; pude sentir mi dolor y su dolor fundiéndose en uno solo.
Sentí cuando levantó su rostro, al igual que su dedo índice bajo mi barbilla, obligándome a ver sus hermosos ojos dorados. Me veía con preocupación y dolor. Lentamente se acercó a mí hasta que nuestros labios se encontraron en un tierno beso. Duró solo unos segundos, pero bastó para que me sintiera mejor.

-Edward, tengo miedo- admití con voz ahogada.
-Yo también mi amor, pero tenemos que ser fuertes por Nessie, ella nos necesita bien- dijo con voz dulce.
-Ya sé Edward, pero no puedo evitar sentirme así, tú mejor que nadie sabe lo que sufrí para tenerle y cuando la veo así me siento impotente, siento que en este momento ser un vampiro no sirve de nada- podía escuchar el toque de histeria que salía de mi voz.
-Bella, tranquilízate por favor, solo haces que me sienta más nervioso de lo que ya estoy- se quejó tomando mi rostro entre sus manos.
-Lo siento Edward, pero no puedo evitarlo- me justifiqué poniendo mi mano sobre una de las suyas.
-No te justifiques mi vida, se exactamente como te sientes, pero nosotros no podemos hacer nada salvo esperar, así que, ¿Qué te parece si bajamos y fingimos que nada ha pasado?, Y si alguien pregunta por Nessie le decimos que estaba cansada y se fue a dormir, ¿estas de acuerdo?- sugirió con una pequeña sonrisa.
-Edward no creo poder fingir que todo está bien, sabes lo poco que se me da mentir- repliqué.
-Ya lo sé amor, pero piensa en Charlie, no querrás preocuparlo ¿verdad?
-No, por supuesto que no- aseguré –Está bien bajemos. Peo antes dime como luzco- esperaba que me dijera que lucía como una piltrafa pero fue todo lo contrario.
-Luces tan encantadora y hermosa como siempre- afirmó con una dulce tierna sonrisa y un dulce beso.
-Gracias Edward, no se haría si no estuvieras conmigo- dije abrazándolo por la cintura y recargando mi cabeza en su pecho.
-Seguirías siendo la misma humana con la aburrida vida que tenías antes de conocerme- bromeo en un intento de distraerme. Reí un poco y aún así mi risa tenía un matiz de preocupación.
Edward volvió a besarme, primero en los labios y luego en la frente. De pronto Edward siseó.
-¿Qué pasa Edward? ¿Es Nessie?- pregunté con ansiedad y haciendo un ademán de regresar a la habitación.
-No, no es ella. Jacob regresó, está abajo bombardeando con preguntas a Seth y Alice, Y bueno, prácticamente me están gritando que bajemos a ayudarlos- anunció con un tono de irritabilidad en su voz.
-Edward, Jake no fue el culpable y lo sabes, así que no seas tan duro con él-le ordené.
-Yo no estoy muy convencido de eso –replicó molesto.
-Edward, por favor contrólate, pelear con Jacob no hará que Nessie despierte- le reproché empezando a enfadarme.
-Sí, tienes razón; vamos que ya no soporto los gritos de Alice- tomó mi mano y bajamos las escaleras a una velocidad normal.

Al llegar abajo nos encontramos con Alice, que a pesar de su pequeña estatura, le tapaba el paso a Jacob, parándose en medio con los brazos extendidos a los lados. Seth por su parte estaba a un lado de Alice, intentando detener a Jacob.

-No Jacob, no vas a pasar- dijo Alice con firmeza.
-Alice déjame hacerlo, necesito ver a mi Nessie- suplicaba Jake
-¿Tu Nessie?- siseo Edward tensándose – ¿Después de lo que le hiciste te atreves a llamarla así?
-Tranquilo Edward, este no es el lugar adecuado para que peleen, están volteando a vernos- repuso Alice con nerviosismo y volviéndose hacia su hermano.
Miré a mí alrededor. Alice tenía razón, las personas que estaban cerca de nosotros habían vuelto su vista a Edward y Jacob. En cuanto se dieron cuenta que los estaba observando, desviaron la mirada y se ruborizaron.
-Bella, dime como esta Nessie- me imploró Jacob cuando Alice se hizo a un lado.
-Ella esta bien Jacob, no tiene nada grave- mentí sintiendo como mi rostro se crispaba en una mueca de dolor y una gran punzada atravesaba mi pecho. Realmente esperaba que lo que dije fuera cierto y mi hija estuviera bien.
-Bella, antes no sabías mentir y ahora tampoco, así que dime la verdad, te conozco y se que algo anda mal- me atajó impaciente.
-El problema Jacob, es que no sabemos que le pasó, en este momento Carlisle le está haciendo una serie de análisis para saber que tiene- le explicó Edward con frialdad mientras lo fulminaba con la mirada.
-Fue mi culpa- aseguró Jake en voz casi inaudible.
-Si- coincidió Edward.
-No- lo contradije
-La culpa fue de mi hermana- murmuró Seth –Si no le hubiera dicho nada a Nessie, nada de esto estaría pasando- Seth sonaba triste y mortificado. Una lágrima resbaló por su mejilla.
-No Seth, no llores, ya verás que todo estará bien- le prometí abrazándolo –Y que quede bien claro que nadie fue el culpable de lo que pasó ¿de acuerdo?- protesté con el ceño fruncido.
Los cuatro asintieron a la vez.
-Bien, hay que seguir con la fiesta- anunció Alice sin una pizca de entusiasmo.

Tuvimos que continuar con la fiesta como si nada hubiera ocurrido. Tratando de poner nuestra perfecta mascara de de felicidad. Hasta ese momento no di cuenta que no había conversado con ningún invitado. Así que decidí ir a saludar a mis amigos del colegio. Tomé a Edward por la cintura y caminamos abrazados hasta ellos.
-Que tal chicos- los saludé con falso entusiasmo-¿Están disfrutando de la fiesta? ¿Les hace falta algo?- pregunté intentando parecer interesada.
-Hola Bella, Edward; no, estamos muy bien gracias- contestó Mike levantándose de su silla y estrechando la mano de Edward.
-Hola Mike, ¿Cómo has estado?- inquirí cuando me dio un beso en la mejilla y me abrazó.
-Muy bien, y a ti mejor no te pregunto ¿verdad?, veo lo bien que te a sentado estos años de matrimonio- dijo mirándome de arriba abajo con una horrible y asquerosa mirada de lujuria.

Una mirada que nunca había visto en Mike. Siempre supe que yo le gustaba y sus miradas habían sido naturales e incluso tiernas. Pero la verdadera razón por la que me veía de esa manera era porque la ultima vez que me vio yo seguía siendo una humana y ahora era una vampireza con una belleza inhumana.

-Oye Bella, no vas a creerlo- intervino Jessica haciéndose notar. Como siempre.
-¿Qué?- intenté parecer interesada.
-Mike y yo estamos casados- contestó mostrándome la sortija que llevaba puesta en su dedo corazón.
-Por desgracia-repuso Mike en voz muy baja. Nadie lo escuchó excepto Edward y yo.
Edward intentó cubrir su risa con un ataque de tos.
-¿Estas bien Edward?- preguntó Angela preocupada.
-Sí, no te preocupes- afirmó Edward con una sonrisa resplandeciente. Jessica se quedó mirando a Edward con la boca abierta. Tal parece que la había deslumbrado, y aunque la sonrisa estaba dirigida para Angela, ella al estar imprimada de Seth ya no reaccionaba a los encantos de mi esposo.

Pero a Lauren y a Jessica les pasaba todo lo contrario, porque me cuenta como se comían a Edward con los ojos. Y por la forma en que lo miraban pude imaginarme las fantasías que estaban produciéndose dentro de sus mentes.
Por un momento me sentí molesta con Jessica.
¡Dios, es tan descarada! ¡Y lo pero es que está casada con Mike! ¿Qué es tan difícil disimular un poco?

-Oye muchas felicidades- dije abrazándola -¿Hace cuanto que están casados?
-Hace un año y medio; fue cuando salimos de la universidad ¿Verdad Mike?- contestó Jessica tomando la mano de Mike.
-Sí, nos fuimos a festejar a Las Vegas y no se como fue que regresamos casados- reconoció Mike en voz baja y frunciendo el ceño. Jessica le dedico una mirada envenenada.
Edward volvió a toser en un intento de ocultar su risa.
-¿Y ustedes todavía siguen amándose como hace cinco años? ¿No se han aburrido?- preguntó Jessica de forma burlona.

Antes de que pudiera contestarle, Edward me puso frente a él y me besó como nunca antes lo había hecho. Era una deliciosa mezcla de amor, pasión, deseo y un toque de ternura. Su dulce aliento llenaba mi boca. Delinee su labio inferior con mi lengua, disfrutando del más de su sabor. No pude evitar enroscar mis brazos alrededor de su cuello y arquear mi espalda hacia atrás. Edward me tomó de la cintura, apretándome más a él y amoldándose a mi postura. Tenía que hacer un enorme esfuerzo por recordar que estábamos en público.
Dejó de besarme los labios y fue hacia el lóbulo de mi oreja, dándole unos muy leves mordiscos.

-Jessica piensa que eres presumida- susurro con voz picara junto a mi oreja. Me estremecí al sentir su tibio aliento recorrer mi cuello.
-Entonces que te parece si le presumo un pico más- propuse besando el hueco debajo de su mandíbula.
-Perfecto-tomó mi rostro casi con violencia y volvió a besarme apasionadamente.
-Hey chicos, paren antes de que incendien el lugar- exclamó Eric entre sonoras carcajadas.
Edward separó nuestros labios y acompaño las risas de Eric y Tyler.
-Que tal Edward- saldó Eric palmeando la espalda de Edward.
-¿Cómo has estado Eric?- respondió Edward con cortesía.
-Muy bien gracias; pero bueno tal parece que la tímida Isabella Swan que yo conocí ya no existe- bromeó dándome un abrazo y un beso en la mejilla.
-Hace casi seis años que dejó de ser Isabella Swan para convertirse a Isabella Cullen- recordó Edward con orgullo.
-Díganme Bella, por favor- rectifiqué con una sonrisa. Todos rieron.
-Sí, ya nos dimos cuenta que eres toda una Cullen- intervino Lauren con ironía, elevando su voz.
-¿Qué quieres decir con eso Lauren?- inquirió Tyler perplejo.
-Ay Tyler, lo que quiero decir es que..¡Dios! Estudia en una de las universidades más prestigiadas que existe, se viste y maquilla como una modelo y para colmo usa lentillas para tener el mismo color de ojos que ellos- respondió muy molesta.

Estuve a punto de echarme a reír por lo envidiosa y odiosa que sonaba.

-Me gusta más tu color natural- reconoció Mike un poco molesto. Al escucharlo, Jessica le dio un golpe en el abdomen. Mike solo hizo un gesto de dolor.
-Gracias Mike, pero como Lauren acaba de decir, yo quería parecer toda una Cullen- contesté mirando a Lauren y dedicándole la más falsa de mis sonrisas.
-Pero Bella, ¿Cuáles usas? Se ven muy reales, hasta parece que ese es tu color natural- dijo Jessica mirando detalladamente el color de mis ojos con el ceño ligeramente fruncido.
Me quedé sin palabras, no sabía que decir. Realmente no conocía ninguna marca de lentillas.
-Bueno…..yo en verdad no……..
-Desconocemos la marca porque Alice se los trajo de Francia- me salvó Edward.
-¡Ja! Usa lentillas traídas de Francia ¿pueden creerlo? – se señaló Lauren con creciente irritación.
-Lo que pasa contigo Lauren, es que sientes envidia de que Bella haya conseguido lo que ninguna de de ustedes dos pudo- protestó Angela señalando a Jessica y a Lauren mientras se paraba a mi lado con los brazos cruzados sobre su pecho.- Hola Edward- lo saludó.
-Hola Angela, me da mucho gusto verte- respondió dándole un pequeño beso en la mejilla.
-A mí también
-Bueno y según tú que es lo que no conseguimos- exigió Lauren. Jessica la miró confundida.
-Simple, casarse con Edward Cullen, el chico más cotizado de nuestra generación- apuntó entornando los ojos y sacudiendo la cabeza.

Le sonreí en modo de agradecimiento. Ella respondió con un guiño.
Jessica y Lauren se quedaron heladas, no podían creer que la callada Angela las hubiera puesto en su lugar. Todos empezamos a reírnos por las expresiones de sus rostros.

-Pues a mí me da gusto que se hayan casado, siempre me gustó la bonita pareja que hacían- comentó Angela con toda sinceridad cuando dejó de reirse.
-Sí, igual a mí, a pesar de que Bella me gustaba, siempre supe que ella estaba enamorada de Edward y él de ella, solo bastaba ver la manera en que se miraban para saber que se amaban- dijo Eric haciéndome recordar los primeros momentos que pasé con Edward. Aunque eran un poco borrosos, lograba verlos con nitidez. Sonreí para mis adentros.
-Y seguimos amándonos como el primer día- aseguró Edward ciñéndome más contra él.
-Oh sí, nos dimos cuenta- reconoció Mike con un toque de amargura en su voz- ¿Siempre son tan pasionales?- agregó un polo molesto y una pizca de celos.
-No puedes imaginarte que tan pasionales podemos llegar a ser- concedió Edward de forma burlona y con una sonrisa pícara.

Mike abrió mucho los ojos. Si hubiera podido mis mejillas se habrían ruborizado al máximo.
Edward hizo un gesto de repugnancia. Supuse que por algún horrible pensamiento de Mike.

-¿Y no tienen hijos?- preguntó Jessica con suspicacia.

Sentí una punzada de culpabilidad en mi pecho al darme cuenta que por un momento me había olvidado de Renesmee.

-Sí, adoptamos una niña- contesté con dificultad por no poder decirles que Nessie era mi hija biológica y no una niña adoptada. Pero eso era imposible.
-¡Ah sí! La huérfana que recogieron ¿verdad?, por cierto ¿Cómo se llama?- dijo Lauren de forma burlona.
-Vanessa, pero le decimos Nessie, y no es ninguna huerfana Lauren- repuso Edward con la voz endurecida.
-Bueno cuando los padres de una niña mueren ella pasa a ser una huerfana o no- masculló con tono inocente.
-Ella no es huerfana desde el momento que nos tiene a Edward y a mí- exclamé furiosa, no me gustaba que hablaran así de mi hija.
-Tranquila Bella, no hagas caso de lo que dice, solo es Lauren- murmuró Angela rodeando mis hombros y fulminando a Lauren con la mirada.
-Sí Bella no le hagas caso, lo que pasa es que te tiene tanta envidia que ya no sabe con que molestarte- afirmó Eric sonriéndome.
-No finjan que no piensan lo mismo- rezongó mirando a mis amigos- Y Vanessa o Nessie, es huerfana desde el momento que sus padres biológicos están muertos y es una recogida porque ustedes la adoptaron- tomé la mano de Edward tan fuerte que creí que se la arrancaría pero necesitaba ese apoyo para no lanzarme a Lauren y arrancarle la cabeza. De cualquier forma si lastimé a Edward él nunca se quejó ni hizo muecas de dolor.
-Padres, son los que aman y educan, Lauren, y nosotros la amamos como si fuera nuestra- aclaré de manera hostil
-No deja de ser una…..
-¡Basta Lauren!- interrumpió Edward furioso – No se el motivo por el cual Alice te invitó y tampoco quiero saberlo, pero estás en nuestra casa y no permitiré que te expreses así de mi familia, así que evítame la pena de echarte a patadas a al calle y sal inmediatamente de aquí- ordenó con voz autoritaria.
Lauren se puso roja de coraje, tomó su bolso y se puso de pie.
-Ben, vámonos y no me vuelvas a traer aquí- dijo muy molesta encaminándose a la salida.
-Sí, Ben no la vuelvas a traer, porque ya no es bienvenida en esta casa- aseguré lanzándole a Lauren una mirada llena de odio
-Lo siento chicos- masculló Ben con voz casi inaudible. Después se dio la vuelta y siguió a Lauren.
-Este……chicos, nosotros también tenemos que irnos, es que venimos con ellos y no tenemos otra forma de regresarnos- refunfuño Jessica disgustada. Tal parecía que quería quedarse un poco mas de tiempo.
-Está bien chicos, no se preocupen, me dio gusto volver a verlos- mentí. En realidad solo me había dado gusto ver a mis verdaderos amigos Angela y Eric, incluso a Tyler me había dado gusto verlo, pero los demás solo habían conseguido que me sintiera peor de lo que ya estaba.
-Gracias por habernos acompañado- dijo Edward estrechando la mano de Mike.
-No gracias a ustedes- repuso Jessica besando a Edward en la mejilla e intentando que su voz sonara seductora, pero solo consiguió que sonara como una mujerzuela
-Emmm…. ¿Vienen?-preguntó Mike a Eric, Tyler y Angela.
-Yo sí, no tengo como regresar a mi casa- aceptó Eric tomando el saco que reposaba en el respaldo de una silla.
-Yo también me voy- imitó Tyler tomando su saco.- ¿Vienes Angela?
-No, yo no subiré en el mismo auto que la arpía de Lauren vaya- contestó molesta.
-¿Y como piensas regresarte?- inquirió Jessica con falsa preocupación. A ella no le importaba en absoluto lo que pudiera pasarle a mi amiga- Tu padre ya se fue.
-Ya veré como; puedo hablarle para que regrese por mí- respondió con indiferencia
-Como quieras- Jessica se dio vuelta con Mike, Eric y Tyler detrás de ella.

En cuanto cruzaron la puerta suspiré aliviada, hasta ese momento me percaté que mi postura estaba muy tensa así que me relajé un poco.
-Bella, lo siento tanto- se disculpó Angela con los ojos húmedos –Nunca debí decirles nada.
-No Angela, no te preocupes- murmuré limpiando las lagrimas que empezaban a salir de sus ojos.
-Edward en verdad lo siento mucho- susurró mirando a mi esposo con ojos suplicantes.
-No hay ningún problema, yo sé que no fue tu intención- aseguró dándole un reconfortante abrazo.
Me dio guato que Edward la abrazara; pues a mi parecer ese era un lindo gesto, además Angela no veía a Edward de la misma forma que Jessica o Lauren.En ese momento llegó Seth junto a nosotros.
-¿Qué pasó? ¿Que tienes Angela?- preguntó con gran preocupación.
-Nada, es solo es sentimiento de culpa- reconoció Angela soltándose de Edward.
-¿Eh?-Seth estaba perplejo.
-Después te explico Seth- la forma en la que se comunicaban era increíble, parecía que se conocían desde hace años en lugar de horas.Seth se encogió de hombros con resignación.
-Bella, no quiero abusar de tu amistad, pero crees que alguien pueda llevarme a mi casa- preguntó avergonzada.
-Yo te llevo- se ofreció Seth muy entusiasmado.
-Y tienes coche ¿verdad?, No pensarás llevarme sobre tu espalda ¿o si?-inquirió con suspicacia.
-Yo…….em……bueno……………en realidad- titubeo nervioso.
-Sí, si tiene- aseguré. Seth me miró confundido.
-¿Ah si?- él estaba realmente contrariado.
-Claro que sí Seth, no recuerdas que lo guardaste en el garaje junto al mío- replicó Edward siguiéndome la corriente.
-¿Ah si?- no creía de lo que hablábamos y no salía de su asombro.
-Sí Seth, incluso le diste a Edward las llaves para que no las perdieras, es que es muy despistado- le dije a Angela guiñándole un ojo.
Estaba cien por ciento segura que Angela sabía que todo esto era una mentira para hacer quedar bien a Seth y aunque él no era de gran ayuda, Angela no decía nada.
-Edward dale a Seth las llaves de su coche- le pedí haciendo énfasis en “su”
-Aquí tienes Seth- le lanzó las laves de mi Ferrari.
A pesar de que Edward constantemente me cambiaba el coche, ese era el único que quise conservar. Tenía cierto valor sentimental para mí. Al igual que el flamante Volvo plateado para él.
-¿En verdad?- preguntó dirigiéndose a mí cuando atrapó las llaves en el aire y con los ojos abiertos como platos cuando se percató de a que auto pertenecían esas llaves.
-Claro que sí Seth, pero cuidado de hacerle algún rasguño- le advertí cuando me abrazó e intentando que mi voz sonara amenazadora.
-No te preocupes hermanita que ese muchacho llegará sano y salvo- me prometió tomando a Angela de la mano.
Todos nos reímos en cuanto nuestra farsa se vino abajo.
-¿Nos vamos?- lo apresuró Angela.
-Sí, bueno chicos ya vuelvo- una vez que dijo eso salieron tomados de la mano por la puerta que daba al garaje.
-Puedo preguntarte algo Edward- dije en cuanto estuvimos solos.
-Lo que tú quieras cielo- asintió acariciando mis pómulos.
- ¿En que pensaban Mike y Jessica para que reaccionaras como lo hiciste?- lo miré desconfiada.
-Digamos que tenían unas muy vívidas fantasías con nosotros- respondió con cierta molestia –Tuve que esforzarme en imaginar que era yo quien ocupaba el lugar de Mike y tú la que ocupabas el lugar de Jessica para que no resultaran tan desagradables sus pensamientos. Pero al final tuvo sus ventajas- agregó con indiferencia.
-¿Y cuales fueron esas ventajas?- yo creía imposible que pudiera sacar ventaja alguna de aquellos horribles pensamientos
-Me dieron muchas ideas para estar contigo- susurró formando una sonrisa pícara en sus labios. Sus ojos se llenaron de repentina pasión y deseo.
-Y tienes permiso de hacer conmigo lo que te plazca- aseguré besándolo en fiereza y pasión.En ese momento llegó mi hermanito Dylan dando saltitos.
-Bells, Bells, Bells- me llamó dándole pequeños jalones a mi vestido.
Dylan era un niño encantador. Era alto para sus escasos ocho años, me llegaba debajo de la cintura. Y físicamente hablando parecía un Clark Kent miniatura.Su cabello era muy negro- nunca antes había visto ese color de cabello en alguien más-sus ojos eran tan azules como un par de hermosas turquesas, el color de su piel era blanca como la nieve con un ligero rubor en las mejillas y sus labios eran delgados y rojos. Era la copia exacta de Clark Kent.
-¡Dylan!- exclamé cargándolo y besando sus sonrojadas mejillas -¿Cómo estas pequeño?
-Bien- su voz era un poco chillona, pero muy linda –Alice me mandó a decirte que vayas a despedirte de Charlie porque ya se va- avisó dándome un beso en la mejilla.
-De acuerdo, ¿Mamá está con ellos?
-Sí, ahí esta- dijo señalando la muchedumbre que rodeaba a los novios.- Bells te puedo preguntar algo- inquirió retorciendo sus deditos con nerviosismo.
Edward rió.
-Claro que sí cariño- contesté haciendo caso omiso de la risa de Edward.
-¿Quieres casarte conmigo?-murmuró ruborizándose al máximo. Ahora veía el motivo por el que Edward se rió y no pude evitar hacer lo mismo.
-Todavía eres muy pequeño Dylan- señale rozando su nariz con la mía.
-Claro que no, acabo de cumplir ocho años ya soy todo un hombre- exclamó haciendo un adorable gesto de molestia.
-Mmmm….. tal vez, pero yo ya estoy casada con Edward, cariño- le recordé con una tierna sonrisa.
-Pero puedes divorciarte de él y casarte conmigo- Edward volvió a reírse por la ocurrencia de mi hermano, sin embargo yo me sorprendí al escuchar la palabra “divorcio” en la oración de un niño de ocho años –Como lo hizo mamá con Charlie y después se casó con mi papi- añadió encogiendo sus pequeños hombros.
Me preocupó mucho que Dylan hablara de un tema tan delicado como el divorcio y que lo tomara a juego. Después tendría que dedicarle unas palabras a Renee.
-No creo que eso sea posible campeón- replicó Edward alborotándole el cabello.
-¿Por qué?- se apresuró a preguntar irritado.
-Porque Bella tiene veinticuatro años y tú ocho, lo que significa que te triplica la edad- le explicó Edward con dulzura.
-Lo que pasa es que estas celoso porque sabes que soy más guapo que tú y Bella me ama más que a ti- contraatacó rodeando mi cuello con sus brazos y apoyando su cabecita en mi pecho- ¿Verdad que sí Bells?
-Claro que sí Dylan- concedí guiñándole un ojo a Edward –Eres mucho más guapo que Edward.
No pudimos aguantarnos más y nos echamos a reír.
Llegamos hasta donde estaban todos los invitados esperando su turno para despedirse de los novios. Me abrí paso entre ellos intentando llegar hasta el frente. En cuanto Charlie me vio, sus ojos se le llenaron de lágrimas. Hice que Edward cargara a Dylan para tener las manos libres y poder abrazar a mi padre.
-Bell, te quiero mucho pequeña- murmuro Charlie abrazándome por la cintura- Muchas gracias por todo cariño.
-No hay nada que agradecer papá, me alegro que seas feliz- aseguré rodeando sus hombros.
-Me duele tener que dejarte, acabas de llegar y ahora soy yo el que se va, no pude disfrutar tu presencia aquí durante estos días- resolló con voz estrangulada separándose de mí. Los bordes e sus ojos estaban enrojecidos por el llanto.
Charlie no era de las personas que mostraban sus sentimientos con facilidad pero en esta ocasión no pudo contenerse.
-Ay papá, no te preocupes, de cualquier forma en unos días tengo que regresar a Dartmouth y no volvemos hasta dentro de tres meses- le expliqué una vez más.
-Oh es verdad, ¿y mi Nessie en donde esta?- me preguntó Charlie buscándola entre la gente.
-Estaba cansada y fue a dormirse- mentí –Es que estuvimos muy atareadas estos últimos días.
-Te voy a extrañar Bella- aseguró dándome un beso en la mejilla –Despídeme de Nessie.
-Yo también papá- me hice a un lado para que Edward pasara, mientras yo abrazaba a Sue.
Ella ya no traía puesto su vestido si no un elegante traje de viaje en color beige.
-Gracias por todo hija- masculló devolviéndome el abrazo.
-No Sue, gracias a ti por estar con mi padre, ahora ya no tendré que preocuparme por su alimentación- bromee. Charlie se ruborizó avergonzado al escuchar mi comentario.
-No Bella, yo me encargo de alimentarlo como es debido- aclaró entre risas.
Al poco tiempo todos estábamos afuera de la casa aventando puñados de arroz al aire a la feliz pareja. Charlie y Sue subieron al Mercedes de Carlisle; que Alice previamente había decorado con lazos y flores blancas.
Una vez que los novios se fueron todos los invitados empezaron a despedirse poco a poco, no sin antes darnos las gracias por la hospitalidad y felicitar a Alice por el excelente trabajo que hizo.
Y a muy entrada la madrugada no quedaba nadie a parte de Jacob, Seth y mi familia.
-Bueno chicos, la fiesta fue todo un éxito pero esto no va a limpiarse solo- exclamó Alice viendo el desastre en el que se había convertido el salón –Así que manos a la obra.
De inmediato Esme, Alice, Rosalie y yo empezamos a recoger las mesas, mientras que los chicos que quejaban.
-Si no se ponen a limpiar, ninguna de nosotras- nos señaló a Rose y a mí, incluyéndose también- los va a recompensar- su voz se tornó insinuante.
A Jasper, Emmett y Edward les brillaron los ojos y sin pensarlo dos veces empezaron a ayudarnos.
-Ay niños - oí a Esme mascullar entre risas.
Todas empezamos a reírnos. Seth y Jacob se unieron a nuestras risas.
-Oh, ustedes también tienen que ayudar- les ordenó Alice mirándolos con falsa molestia.
-¿Y como piensas recompensarnos?- preguntó Seth levantando las cejas y cruzando los brazos sobre su pecho.
-Mmm tal vez le pida ayuda a cierta chica llamada Angela- contestó Alice con aire inocente.
No hubo necesidad de repetírselo ya que de inmediato comenzó a recoger todo lo que estaba a su alcance. Nadie pudo evitar reírse.
-Y tu Jacob……….- Alice hizo gesto pensativo.
-Ah no te preocupes pequeñita, yo ayudo sin que me paguen- aseguró Jake encogiéndose de hombros con aire compungido.
Mientras limpiaba y recogía el salón pensaba en mi hija. Me sentía culpable de no haberlo hecho desde que la dejé con Carlisle pero al ser un vampiro tenía el gran inconveniente de que me distraía con suma facilidad.
Pero aún así me percaté de que Carlisle no había vuelto a bajar y eso me preocupaba mucho.
Tal vez Nessie estaba más grave de lo que perecía. No, no podía permitirme pensar en eso. Mi hija TENÍA que estar bien.
También pude escuchar el sonido de algunos aparatos médicos que seguramente Carlisle estaría utilizando para hacerle los análisis a Nessie así como el pequeño zumbido del paso de las hojas de los libros que Carlisle consultaba en busca de respuestas.
Ya no podía soportar ni un minuto más esta incertidumbre, quería ver a mi hija y saber que tenía.
Estaba tan ensimismada en mis pensamientos que no sentí cuando Edward me quitó la enorme bolsa de basura que tenía en las manos.
-Amor, ya terminamos- miré a mi alrededor y lo que hasta hace unos momentos había sido un hermoso salón de fiestas ahora volvía a ser la elegante sala de nuestra casa.
Las mesas y sillas plegables estaban apiladas en una esquina. Emmett llevaba cerca de veinte bolsas de basura hacia el exterior, donde debía ser mediodía, aunque no era fácil saberlo porque el cielo estaba de color gris y las gotas de lluvia empezaban a caer.
-Ya ven como terminamos más rápido cuando trabajamos en equipo- exclamó Alice. Todos rieron, excepto yo porque me sentía demasiado ansiosa y culpable como para divertirme más de lo que ya lo había hecho.
En ese momento Carlisle llego a mi lado.
-¿Carlisle como esta Renesmee?- le pregunté entes de que alguien más lo hiciera.
-Mucho mejor, ya despertó- suspiramos aliviados.
-¿Puedo verla Doc.?- inquirió Jacob acercándose a Carlisle. Edward lo fulminó con la mirada.
-No, ella quiere hablar con Bella- anunció mirándome directamente a los ojos con una mirada llena de preocupación.

ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO Y SORRY POR LA TARDANZA
PERO COMO YA LES HABIA DICHO ULTIMAMENTE SE ME ESTA COMPLICANDO IR AL CAFE PERO ESPERO QUE HAYA VALIDO LA PENA HACERLAS ESPERAR TANTO.
ESPERO SUS COMENTARIOS EH?